Páginas vistas en total

viernes, 15 de abril de 2011

En el centenario del nacimiento de Simone de Beauvoir (1908 - 1986)


Mayte Márquez González, 2008.

Simone de Beauvoir nace en la madrugada del 9 de enero de 1908, en el seno de una familia burguesa y católica; estudia filosofía en la Universidad de la Soborna donde conoce al filósofo Jean Paul Sartre. Se une al filósofo y su círculo, llegando a ser una de las principales figuras de la filosofía existencialista, a la que define como la doctrina más moral y normal del mundo.

Durante toda su vida destacó como intelectual comprometida. Se manifestó siempre ante la injusticia, participa en el Tribunal Russell destinado a juzgar los crímenes de guerra cometidos por el gobierno de los Estados Unidos en Viertnam y el Sudeste Asiático. Se opuso a la llegada de los tanques soviéticos a Budapest en 1956, denunció el colonialismo en la guerra de Argelia. Rompe definitivamente con la URSS a partir de la Primavera de Praga, en 1968.

Firma el conocido “Manifiesto de las 343”, publicado el 5 de abril de 1971 en “Le Monde”, donde 343 mujeres, entre escritoras, poetas y actrices, declaran haber recurrido al aborto.

Escritora prolífica, para la que vivir y escribir era lo mismo, publica ensayos, novelas y memorias. En 1954 obtiene el Premio Goncourt por su novela “Los Mandarines” documental sobre la posguerra francesa. Su último libro “La ceremonia del adiós” (1981) evoca la figura de su compañero - Jean Paul Sartre-,: “He aquí el primero de mis libros -sin duda el único- que usted no habrá leído antes de ser impreso. Le está totalmente consagrado, pero no le atañe... Cuando éramos jóvenes y al término de una discusión apasionada uno de los dos triunfaba con brillantez, le decía al otro: “lo tengo en la cajita”. Usted está ahora en la cajita; no saldrá de ella y no me reuniré con usted: aunque me entierren a su lado, de sus cenizas a mis restos no habrá ningún pasadizo”.

Es autora de un libro clave para varias generaciones feministas “El Segundo sexo”, que contiene una de las frases más repetidas y conocidas por el movimiento feminista “No se nace mujer, una llega a serlo”, locución que encierra una de sus ideas fundamentales, al subrayar que no existe una esencia femenina, algo que caracterice a la mujer como tal, que éste llegar a ser está condicionado por la cultura y la sociedad.

“El Segundo sexo” en sus dos volúmenes aborda un estudio sobre el porqué de la situación en la que se encuentra esa mitad de la humanidad que son las mujeres.
Nació de su interés por escribir sobre sí misma. Para ello se interrogó sobre ¿qué ha significado para mí el hecho de mujer?, y si en un primer momento pensó que no había significado nada, al comentarlo con Sartre, éste le hizo notar las diferencias entre su educación y la de un hombre, recomendándole reflexionar sobre ello. Se puso al quehacer y fue una revelación “Este mundo es un mundo masculino, mi infancia había sido alimentada con mitos inventados por los hombres y yo no había reaccionado en absoluto de la misma manera que si hubiese sido un chico” le sorprende tanto este descubrimiento, que decide estudiar la condición femenina en general. Así paso a preguntarse ¿qué significa el hecho de ser mujer?

Le llamo la atención que las mujeres ocuparan en la sociedad el lugar de las Otras, la categoría de otra aplicada a la mujer para indicar su posición en la sociedad, inferior al varón. Así, esa mujer que es otra, que está considerada como otra, que está en relación con el varón en una situación de inferioridad como otra, está así porque está, desde el punto de vista existencialista, oprimida. “La categoría del Otro es tan originaria como la conciencia misma”, escribe Simone de Beauvoir. Pero el problema no era la Alteralidad en sí, dado que todos somos los otros de los otros, sino que un sexo completo, con independencia de épocas, culturas o saberes, con independencia también de las características singulares de cada una de sus componentes, ha sido continuamente designado como la Otreidad absoluta de lo humano.

El primer tomo, aborda las condiciones que hicieron posible que la mujer se considerara la otra, para ello interroga a las ciencias, al psicoanálisis, a la historia y a la mitología. En el segundo describe como sienten las mujeres el hecho de ser seres oprimidos, seres transcendentales que no pueden realizar su trascendencia. Cómo viven tener que construirse a partir de lo que los otros han hecho de ellas, qué hacen con sus esistencia cuando, a través de la educación y de los condicionamientos sociales, se las ha hecho otras. Mostrando que la anatomía no condiciona el futuro, porque el futuro debe ser elegido por cada cual y los factores biológicos pueden ser encauzados por la cultura.

Falleció el 14 de abril de 1986 y se encuentra enterrada en la misma tumba de Sartre en el cementerio de Montparnasse. Veintidós años después de su muerte sigue siendo un referente ineludible para quién pretenda acercarse al feminismo.

Fuente: http://www.ciudaddemujeres.com/articulos/En-el-centenario-del-nacimiento-de

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...