Páginas vistas en total

miércoles, 4 de mayo de 2011

¿Qué es y qué no es la perspectiva de género?, Una mirada acerca de las asignaciones de sentido a la categoría género.

A. LO QUE ES*
Es, en primer lugar, una mirada que reconoce que el mundo es sexuado y que no es lo mismo nacer hombre que nacer mujer en cuanto a múltiples prácticas de vida y en cuanto a la producción, circulación, distribución y repartición de la riqueza y del poder.

Es entonces visibilizar las brechas, las inequidades; es hacer claridad sobre los sesgos culturales y desenmascarar el poder patriarcal (conociendo las cifras, las estadísticas de violencias intrafamiliares, de violencias sexuales o de participación de las mujeres en los altos cargos ejecutivos, entre otras cosas...)

Es tomar las medidas para cerrar las brechas y reducir las inequidades por medio de acciones positivas (como la Ley de Cuotas), de políticas de Estado, de cambios y avances en la legislación (Constitución del 91, últimos fallos de la Corte Constitucional a favor de las mujeres, nuevas legislaciones, etc..) y por medio de un trabajo constante sobre la cultura por medio de la educación (transformación paulatina de los textos escolares, utilización de un lenguaje incluyente que nombre y reconozca).

Es también crear las condiciones para la participación activa de las mujeres en la construcción de los proyectos vitales y sociales a partir de una voluntad política clara. Esto significa reconocer, asumir y respetar sus diferencias existenciales, es decir, sus experiencias de vida y su particular lógica para habitar e interpretar el mundo. No es suficiente la inclusión de las mujeres a la vida pública, es necesaria la representación por parte de las mujeres.

Y es al mismo tiempo reconocer la necesidad de empoderar a las mujeres, en la construcción del sí-mismas, desde la libertad y la autonomía, desde su autoridad en cuanto mujeres porque como tales tienen una experiencia invaluable.

Es construir espacios de equidad y convivencia con los hombres a partir de los espacios cotidianos, a través del lenguaje verbal, gestual, escrito y simbólico, y de una convivencia de deseos, de saberes, de derechos y de maneras de ser diferentes que alienta el respeto y la resignificación de las diferencias. Esto significa que una perspectiva de géneros compete a mujeres y a hombres y al mismo tiempo resignifica el entre ellas, el entre ellos y el entre ellas y ellos. Por ello supone trabajar con los hombres también y abre caminos para la resignificación de la masculinidad.

B. LO QUE NO ES
El GÉNERO no es sinónimo de SEXO aunque muchas personas utilicen ambas palabras indistintamente. El género da cuenta de los profundos procesos de construcción cultural de la condición sexuada.

Tampoco el género es sinónimo de mujer; y -aunque esto es evidente-, registrarlo es una necesidad en tanto en la vida cotidiana pareciera que los asuntos de género son asuntos de mujer.

El género no puede identificarse con los estereotipos de feminidad y masculinidad. Es una categoría analítica.

Los hombres también responden a un género de manera que, incorporar el género en una determinada actividad o estudio no es simplemente incorporar a la mujer, es también hacer visibles las diferencias de valor en la asignación de roles de género y en las relaciones de poder entre los sexos.

Asumir el lenguaje desde una perspectiva de género incluyente y visibilizante no es simplemente hablar de las y los, es realizar sistemáticos ejercicios gramaticales y semánticos que, anclados en el reconocimiento del papel del lenguaje en la construcción del mundo y de quienes lo habitan, registren la profunda articulación entre las dimensiones prácticas, éticas y estéticas del oficio de nombrar.

Incorporar la visión o perspectiva de género en las actividades humanas no es solo “agregar” a las mujeres; consiste en visibilizar las relaciones de poder entre los sexos, y en tomar todas las medidas posibles para cerrar las brechas y reducir las inequidades encontradas en el análisis.

*Texto basado en el documento “Hacia la construcción de procesos comunitarios con perspectiva de género”, elaborado por Juanita Barreto, Dora Isabel Díaz, Patricia Prieto y Florence Thomas. Bogotá, 2003 y entregado en la primera reunión del Gabinete Distrital. Paipa, Enero 10 de 2003.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...