Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2011

Memoria e historia de la mujer gitana: un todo por hacer

[Mirando al futuro: La memoria como espera.
Hacer memoria: El relato de las mujeres. El caso gitano].

Por: Sarah Carmona
phd.sarahcarmona@gmail.com

“En el paraíso, todas las mujeres son Gitanas”, Alexandre Romanes
“Es menester que cada día hagas también tu campaña contra ti mismo" F. Nietzsche.  

Si estoy invitada hoy a participar a este congreso sobre memoria histórica y mujeres mediterráneas será por mis múltiples condiciones. Espero que sea primero en calidad de historiadora y mujer gitana. Tal vez también lo sea por mi experiencia como activista (¡Qué palabra más fea es ésta! Activista. ¡Y cuántas contradicciones encierra, al ser muy difícil optimizar el pensamiento y la acción en un mismo tiempo!) Intentaré a lo largo de esta  reflexión saltar de una identidad a otra, ya que no me propongo aquí enfundarme tan solo en mi traje de historiadora. Como bien lo entenderéis, y os lo confieso con el corazón encogido, a día de hoy, la memoria y la historia de la mujer gitana no es ni respetada ni investigada con los honores que se merecen. Pero sigue siendo sujeta al folclorismo y a los lugares comunes.  

Como Gitana, tendré que hablarles aquí desde un sentido gitano universal, dejando de lado a qué “endaja” pertenezco (cali/sinti/manouche/lovara/kalderash…) intentando ubicarme entre la experiencia personal o de grupo y la cosmogonía y los valores que en gran medida comparto con todos los Gitanos del mundo. Pero a la vez intentaré no perder de vista  una perspectiva más rigurosa, crítica, científica a pesar de ser totalmente consciente de que un historiador no es nada más que un ser humano, con toda la complejidad que supone pertenecer al género humano, con un bagaje cultural, social, intelectual, político, moral, espiritual y de género.

Más allá de esta realidad humana y, en cierto modo, para matizar esa tendencia, el investigador necesita de una actitud consciente y debe imponerse una objetividad máxima. La objetividad absoluta no existe pero una serie de condiciones para el estudio de la historia son necesarias y básicas. Contextualización, historicismo, comparación y conceptualización. Presuposición casi ausente hoy en día en la historiografía gitana.

Desgraciadamente una cierta afición está permitida en el campo de las investigaciones gitanas, como si la materia no mereciera la exigencia de una ética profesional. El “romologo” siempre tiene derecho a la mediocridad o a saltarse las reglas más elementales. El lingüista se hace historiador, el sociólogo lingüista, el historiador cronista…

Por supuesto soy consciente de la dificultad y de la contradicción que este dictamen, el de una posible mirada condicionada por una identidad o más, sobre un asunto científico, conlleva. Pero al fin y al cabo, las mujeres en general hemos tenido que ejercer una cierta bipolaridad, nuestra arma más eficaz. Y a esta conocidísima capacidad que tenemos para llevar adelante más de un combate a la vez, se suma, en el caso gitano, la idiosincrasia y la  genuinidad de un pueblo que no teme lo plural. Desde su formación como tal  (de su salida del Uttar Pradesh en el siglo XI hasta su llegada al Imperio bizantino atravesando el Khorasan y Asia Menor) y hasta hoy en día, el Pueblo Gitano ha cristalizado, ha homogeneizado lo diferente, motivo para él de riqueza y no de división. Si hay una forma que más me recuerde a mi pueblo es la de las ajaracas. Constituyen un todo, una figura a menudo centrada en sí misma, hecha de diferentes elementos que adquieren su magnificencia tan solo en la unidad. Una ajaraca, un arabesco, se le mira eternalmente, si llegar a cansarse, sin entender del todo donde empieza, ni donde termina. Hay algo de embrujo en éste, una trama principal en la cual de repente surgen añadidos dispares pero que parecen imprescindibles. En una ajaraca no sé sabe muy bien lo que predomina en su figura general o lo que solo es accesorio en el sentir de su belleza.

Ahora bien, mi ser mujer y mi ser mujer gitana, son otras de las riquezas con la cual debo contar a la hora de reflexionar sobre historia y memoria. Y si he mencionado la figura de la ajaraca para ilustrar la diversidad étnica, social y cultural de mi pueblo, también sirve para entender, la posición de la mujer en el mundo gitano. Al contrario de lo que se suele decir y comprender de la sociedad gitana y de sus formas de organizaciones endógenas, ésta es muy interrelacionada, y con mucha dificultad se puede entender desde una perspectiva total si no se contemplan esas interrelaciones. Cada uno de sus participantes está vinculado con el todo, de forma muy diferente a la de la sociedad mayoritaria. Las escalas de valores no son en absoluto similares a las sociedades “gadjikani”/payas en la que nos desenvolvemos. Las formas y las plasmaciones del sentido del respecto no son las mismas. Poco importa el nivel socio económico o los estudios o el nivel de ascensión social para ser un hombre o una mujer respetable. Sin ser una especialista del sitio que ocupa la mujer en la cultura gitana, soy una mujer gitana. Y para serles sinceros, esos acercamientos antropológicos tienen para mi algún que otro tufo de antropofagia. Pero sin lugar a dudas, tiene un sitio preponderante, fundamental en nuestra sociedad.

Pero una vez más, si nos detenemos y tratamos de entender cuál es su papel en el asunto que nos interesa aquí, el de la memoria y de la historia, nos tropezaremos con muchas paradojas. La mujer gitana es (fuera del lugar común) la honra de la familia, el pilar, el garante de transmisión de valores, de cultura y de memoria. Pero por otra parte es también el motor de cambios, de modernidad o más bien de conciliación entre los elementos genuinamente gitanos y las imperiosas y naturales necesidades de una realidad contemporánea. Otra paradoja, sin dudas, y desde hace ya más de 10 años, a nivel europeo la mujer gitana es la que más alto nivel académico ha conseguido en el seno de su comunidad, siendo el portaestandarte de la emancipación intelectual del pueblo gitano, sin que se le haya dado el sitio que se merece en los que conocemos como los “Romanies Studies”.

Hasta fechas aun muy recientes, la historiografía sobre temática gitana se caracterizaba por producciones, estudios e investigaciones casi exclusivamente elaborados por ojos ajenos. El trato del sujeto “gitano”, su historia y su cultura a lo largo de la historia refleja de manera muy justa tanto los miedos, las fobias, las psicosis de sus autores, de sus contemporáneos y de los tiempos que les tocaron vivir así  como sus obsesiones, sus fascinaciones, sus fantasías y sus deseos ocultos. La historiografía romaní no es otra cosa que la de la los miedos y de las obsesiones de la sociedad mayoritaria.

Primero fue, en tiempos de la llegada de los Gitanos a Europa, la atracción por lo oriental como elemento clásico de afirmación de poder en las esferas nobles y a la vez el epilogo de un entusiasmo popular por las peregrinaciones. Poco a poco, el Gitano estereotipado pasa a ser por un lado, un ideal natural y naturalista, que participa de las mitologías características de las génesis de las edades nacionalistas para convertirse en el individuo asocial, “acultural”, un ser desprovisto de  valores, una escoria, un desecho social circunstancial, fruto de una época pervertida. Poco más tarde, con el Romanticismo, otra mirada se focaliza sobre lo Gitano. Detrás de las luces, una condescendencia malsana, un folclorismo que teñirá generaciones de intelectuales, acarreando con él la creación del concepto de “Romology” o “Gitanologia” con la Gypsy Lore Society. Es la era del colonialismo intelectual que todavía hoy sigue viviendo días de glorias. A lo largo de la historia, cada una de esas miradas se declinará desde el más tenue matiz a la plasmación extremista más sangrienta. Algunas son coetáneas, otras puntales. Que el estereotipo sea negativo o positivo, la lectura que nos propone de la realidad, no es nada más que una construcción en gran parte ajena a la realidad vivida, a la historia y la cultura del pueblo gitano. Esa dualidad (romántica/xenófoba) de miradas, esa dualidad que después se puede fragmentar en multitudes variantes cada una más peligrosa que la otra, es muy visible cuando se examina el trato que se le ha dado a la mujer gitana como objeto de estudios: madre naturaleza, mujer hechicera, bruja, objeto de disgusto, ladrona, artista, encarnación de la sensualidad y la sexualidad, mujer violenta y apasionada capaz de todo, guardiana del hogar, mujer sin moralidad, atracción, obsesión, disgusto, peligro, vagabundeo, cercanía, fuera del mundo, fuera de las ciudades, fuera de las normas…Estamos de manera constante en un balanceo hacia los extremos, en la construcciones de mitos arquetípicos, en el reconocimiento de la imagen primordial, la unión del símbolo y de la emoción [1] .

Sin duda, es el caso para otras minorías estigmatizadas, como la judía por ejemplo, pero en el caso hebreo, los lugares comunes que suscitan, tienen algo que ver con lo cerebral, lo intelectual. En el imaginario colectivo, el Judío provoca envidia, celos. Las imágenes estereotipadas que los demás tienen de su relación con el dinero, al conocimiento o a la sabiduría, al poder, por sí mismas representan una fuerza. El Gitano, él, no es nada más que el receptáculo, el aliviadero de la animalidad de la mirada ajena: disgusta u obsesiona.  

Sin embargo, no siempre fue así. Y si la percepción del Gitano no ha sido la misma en Oriente que en Occidente, también, ha evolucionado a lo largo del tiempo y en sintonía con las políticas y los intereses políticos e ideológicos del momento.

Podríamos pensar que esas elaboraciones históricas fuesen fruto de una falta de material histórico por interpretar, pero no lo es en absoluto. Los archivos nacionales, regionales y locales de Europa están bastante provistos de fuentes documentales sobre Gitanos, sobre todo a partir de su llegada en tierras bohemias. Gran parte de esas fuentes documentales, no participan de la creación de esas identidades estereotipadas. Bien al contrario. Su estudio nos proporciona una visión muchísimo más rica y matizada de la vida y la historia gitana. Pero, como si de una recogida selectiva se tratase, los historiadores y/o “romologos” decidieron optar por un tipo de datos que les parecían más convenientes para construir sus narrativas. Si contemplamos mi tema de investigación actual, la historia militar gitana en la Europa del siglo XV hasta el siglo XIX, los centenares de documentos de archivos sobre los cuales trabajo no han sido descubiertos por mí, de hecho aparecen referenciados por los padres de la historia gitana (Georges Soulis [2], François Vaux de Folletier [3]) muy tempranamente. Probablemente no se haya querido tratar el tema (sin embargo fundamental para entender la historia gitana), participando así de la construcción de una imagen falsa de su historia  y de su cultura. Historia lagrimal [4] y folclorista, historia negacionista…

Por lo tanto, y como bien se habrán dado ustedes cuenta, los presupuestos normativos sobre los que tengo que asentar mi reflexión sobre el cómo hacer memoria e historia siendo mujer y siendo gitana son pocos alentadores.  Fundamentalmente, no por el hecho de ser mujer, sino meramente por el hecho de pertenecer a un pueblo culturalmente oprimido (ya que la manipulación de la historia de un pueblo es una opresión y se puede considerar como un etnocidio), un pueblo que se ha visto infantilizado intelectualmente, un pueblo víctima del colonialismo intelectual, y que, desde hace un par de generaciones ya intenta desvincularse de esta tutela intelectual, social y económica.

Una vez más, repito, partiendo del principio de que la historia del pueblo gitano está por escribir, que hasta ahora no ha sido Historia lo que se ha escrito, una narrativa histórica sobre mujeres gitanas como tema presente en la historiografía gitana, no existe. De hecho, no existen Romani Women Studies como puede existir African American Women Studies.

Sin embargo, y como lo hemos mencionado anteriormente la mujer es en gran parte el vinculo de la transmisión memorial: lo es a través del lenguaje oral y corporal, lo es a través de la cotidianidad, de las diferentes plasmaciones de la memoria oral (a través de cuentos, de prosas, de refranes, de sentencias que se usan a diario) que pueden ser en el caso gitano muy diferentes según su proveniencia. Existen endayas romanis [5] que han conservado un compendio de cuentos y poesías populares propios, bastante rico y extenso, más o menos originales. Sin embargo, otros grupos muy minoritarios han transmitido una memoria oral de otra manera a través de las letras de música por ejemplo.

Hay una característica común en casi todos esos grupos, el mantenimiento más o menos amplio, más o menos novelado de una historia familiar extensa, que se apoya en personajes claves, gente de bien o de ruina, con sus oficios, sus vivencias, sus conocimientos, sus posiciones sociales, sus penas y alegrías que se interrelacionan con otras familias extensas tejiendo así una red memorial que, cosa bastante curiosa, acaba por englobar a gran parte del grupo.

Esos relatos memoriales son muy poco conocidos y son motivos de orgullo, cualquier sea el contenido que lleven, en el seno de la familia o del grupo. La plasmación de esta memoria viene a ser concreta cuando los propios Gitanos con dotes o necesidades literarias dan el paso, escriben y publican.

En lo que se refiere a la Historia y a la relación que tiene el pueblo Gitano con la Historia, con su historia, el asunto se merecería una ponencia en sí. ¿A lo largo de la historia, así como en la actualidad cuál ha sido y cuál es el interés del Pueblo Gitano por su historia, tanto por el relato genuinamente gitano como por la narración resultante de boca ajena de su propia historia?  Ayer como hoy, aunque más actualmente, el interés, la curiosidad que siente el Pueblo Gitano por su historia (y que a menudo, responde a una necesidad intelectual formulada por mujeres), ha sido suplantado por la imperiosa necesidad de supervivencia tanto biológica, como étnica y ética. El tiempo, hasta hoy, no ha sido el de un mínimo reposo necesario a la reflexión y al estudio.

Primero, durante mucho tiempo se ha dicho del pueblo gitano que no sabía de donde procedía y que había olvidado sus orígenes indios. Esta idea era totalmente falsa. Existen evidencias claras de la conciencia de los primeros Gitanos que llegaron a Europa de sus orígenes geográficos. Fuentes documentales de los siglos XV, XVI y XVII corroboran este hecho [6]. La última mención de esos orígenes indios está fechada aproximadamente en el 1630.

Sí es cierto que los Gitanos, a lo largo de su historia en territorio europeo, utilizaron estratagemas de procedencia y que terminaban haciendo suyas esas fabulaciones, bien útiles en esta época. Ese procedimiento debe entenderse desde el prisma del concepto medieval de origen que no tiene nada que ver con el actual. En esta época, uno se presentaba o se identificaba, no siempre como originario de su país natal sino según el contexto geopolítico del momento y el provecho que éste podía generar.

Si nos adentramos ahora en el interés que el pueblo gitano tiene a día de hoy por su propia Historia, aquí también el asunto es bastante arduo. Primero, teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente (una historia principalmente escrita por la sociedad mayoritaria, una falta de rigor metodológico y científico a la hora de llevar a cabo investigaciones), la Historia tanto nacional como universal del Pueblo Gitano está por escribir. Sigue en una fase casi embrionaria en la que ni siquiera están asentadas las bases estructurales que permiten los avances intelectuales. No hay ni estructuras universitarias ni institucionales, ni financiación para promover las investigaciones en materia gitana, ni madurez y profesionalismo para llevar a cabo tal tarea.

Sin embargo, sí, la Historia del Pueblo Gitano es un asunto político ya que como para cualquier pueblo minoritario, y en particular el gitano, que siempre se ha considerado como subversivo, la historia es la primera herramienta de emancipación. Todas las corrientes ideológicas se ven representadas en las diferentes narraciones históricas sobre el Pueblo Gitano, desde la negación del romanipén (el sentimiento de pertenencia internacionalista del pueblo gitano) hasta el nacionalismo territorial, del romanticismo hasta la recuperación por las Iglesias adventistas. 

Pero ante todo, tal vez deberíamos interrogarnos sobre las nociones de memoria y de historia. Este concepto de “memoria histórica” tan querida por los Españoles, es a mi entender muy paradójico. La memoria cuando es individual no es nada más que el sentir personal de un acontecimiento o de un contexto histórico. El hacer memoria supone una implicación emocional, subjetiva, y por lo tanto llena de una multitud de elementos que dificultan un acercamiento contextualizado de un asunto. La memoria personal es por supuesto una herramienta muy valiosa para contemporaneizar pero es sobre todo un indicador de las huellas dejadas por un hecho en un ser humano determinado contextualizado. La memoria es una huella. [7] La memoria y sobre todo la memoria institucionalizada, politizada, puede ser contaminadora y a veces dictatorial, cuando se ve impuesta a la historia y cuando carece de los cuatros elementos que fundamentan una buena metodología histórica (contextualización, historicismo, comparación y conceptualización).

Sin embargo, y es aquí cuando una vez más me contradigo a mí misma, en el caso gitano, y a día de hoy, es la fuente memorial un instrumento interesante para recaudar, desde una perspectiva gitana, componentes que nos permiten tejer una narrativa histórica sobre todo contemporánea. En este ámbito, cabe destacar el trabajo de la historiadora social Claire Auzias quien en su “Choeur de Femmes Tsiganes”[8] ha sabido escuchar sin interponerse, sin orientar, sin contaminar algunas voces de mujeres gitanas europeas, describiendo con sus propias palabras su historia, su cosmogonía, su cotidianeidad, evocando a veces episodios históricos muy poco mencionados, como el que supuso la descolonización para los Gitanos españoles recién llegados a Francia desde Túnez, Argelia o Marruecos, y vivencias muy personales. Sin embargo este libro cuyo propósito consistía en subrayar cómo la unidad y el internacionalismo del pueblo gitano es patente en la sensibilidad y las vivencias de las mujeres, no es, ni pretende ser, un libro de historia, ni siquiera una recopilación de experiencias memoriales. Otras iniciativas como la redacción de dos monografías sobre mujeres gitanas en la guerra civil y la postguerra en España testifican de la necesidad de dar a conocer las vivencias de las mujeres gitanas en episodios de las historias nacionales que la historiografía gitana nunca contempló, ni siquiera desde una perspectiva que no es la de género [9].

¿Qué sitio ocupan la memoria y la historia en la idiosincrasia gitana? Al ser un pueblo transnacional, desprovisto de instituciones propias habilitadas para velar porque la cultura, el idioma y la historia gitana sean promovidos, investigados, protegidos y a la vez dinámicos, siglos de lo que la sociedad mayoritaria ha denominado como “olvido” llegaron a debilitar esas nociones fundamentales que estructuran el patrimonio cultural de un pueblo. Un pueblo sin memoria plasmada institucionalmente no es un pueblo sin historia. 

Por lo contrario, no es porque un pueblo celebra sus hazañas del pasado que dispone de un conocimiento histórico de sí mismo. A la diferencia de la memoria individual, los grupos y las sociedades son propicios a la amnesia. Pueden olvidar su pasado excepto si instituciones y voluntades se esfuerzan en valorarlo y conservarlo y lo entretienen mediante la autoestima y la educación. Al ser nuestra comunidad un pueblo sin territorio y por lo tanto sin estructuras institucionales permitiendo tal labor, nuestros recuerdos se han visto debilitos bajo el yugo de la opresión, de la necesidad de supervivencia y del desolador síndrome de Pigmalión, que seguimos padeciendo todavía.

No olviden que todo lo que se refiere a la educación, la cultura o la historia romani europea, los contenidos escolares, académicos, para los Gitanos en Europa son muy limitados y que la educación, el propio material, la esencia, la matriz del conocimiento no se encuentra en manos de los interesados (los gitanos en general, y los gitanos pedagogos en particular) sino en  manos de las instituciones europeas, quienes desde ya más de dos generaciones diseñan los contenidos de lo que el Gitano debe saber de sí mismo. El Pueblo Gitano es, en cierto modo, el único pueblo en Europa que no puede disponer de sí mismo. Si la escuela asienta las bases cognitivas del alumno, en nuestro caso se encuentran en manos de pocos nombres de personas sentadas en oficinas en Estrasburgo, y que son en general muy ignorantes del sentir gitano.

En fin, esto es una de las principales y primordiales luchas que hay por desempeñar para llegar a un nivel de emancipación e independencia suficientemente importante con el que poder, en un segundo tiempo o de forma coetánea, contribuir a la historia universal de las mujeres adentrándonos con todo el rigor posible en la historia universal de la mujer gitana.

A mi entender, y lo que le voy a exponer está por hacer, ya que como lo mencioné antes, no existe al día de hoy una historia de las mujeres gitanas, el historiador puede apoyarse en dos o tres tramas metodológicas diferentes para empezar con esta tarea. La primera, clásica, consiste en apoyarse en el material archivístico existente desde la época medieval hasta la época contemporánea.

La segunda tiene que ver con el método de la microhistoria [10] y del “paradigma indiciario” popularizado por el historiador italiano Carlos Ginzburg [11]. La tercera es el uso razonado  de la historia comparada[12].  

En efecto, para mí, y aun más en el caso gitano, donde el elaborar una historia meramente factual seria un error tremendo, la historia universal gitana, debe de enriquecerse del estudio de historias verdaderas, rescatadas de la fuente archivística (cuando se trata de investigaciones medievales y modernas) o del testimonio memorial (cuando se trata de época contemporánea), estudiados caso por caso, detenidamente. Una vez más, la realidad del Pueblo Gitano, siendo un pueblo transnacional, nos abre una puerta lógica hacia la uso de la tercera metodología histórica, la historia comparada. Las vivencias y la historia de una Gitana Cali española seguramente serán muy diferentes a la de una Gitana Ursari de los Cárpatos, o una Sinti Belga. Sin embargo, la esencia de su cosmogonía así como muchas de sus prácticas diarias tendrán puntos en comunes.

Si antes me refería a la existencia de un corpus extenso de documentos de archivo de toda época que tratan de Gitanos, entre estos también encontramos referencias muy interesantes, pero menos numerosas es cierto, de mujeres gitanas. Esos documentos de archivo reflejan realidades muy diversas. Si los Gitanos no estuvieron, ni están, fuera del mundo, las mujeres no lo estaban tampoco. Ni apartadas del mundo, ni apartadas de las realidades del hombre.

A continuación y de manera muy sucinta y básica (no me gustaría que se juzgasen mis capacidades como historiadora por esa breve exposición) me gustaría esbozarles y presentarles lo que podría ser  un esquema de estudios, utilizando la metodología que les propuse anteriormente:

Tenemos 4 mujeres gitanas:

1. La mujer y la madre de Charles Dodo, famoso jefe de compañía bohemia en Francia. Este Charles Dodo, cuya vida y andanzas fueron muy documentadas, era jefe de compañía bohemia. Tuvo muchos líos con la justicia, pero no siempre en contra. A menudo, fue él y su familia quienes procesaron a otros o a las mismas instituciones para que se les devolvieran pertenencias, derechos de circulaciones y demás. No entraré en los detalles de la vida de este Gitano que en el siglo XVI, firmaba con su nombre, que sabía escribir, cuando la mayoría de la gente firmaba con una cruz, una vida tan documentada que merecería una monografía, pero sí entraré en mucha de la documentación que tenemos sobre su recorrido de vida, donde aparecen tanto su mujer como su madre respectivamente Marie Baboline  y Marie Semel que tienen un papel muy importante tanto en los trámites legales que Dodo y su gente gestionan, como en la gestión de una casa que tienen en propiedad, como en la organización de la defensa legal de Dodo cuando su historial judicial se vuelve en contra de él.

2. La hija lavandera de un Gitano militar que seguía a su padre (era muy común) de guarnición en guarnición, hasta que el padre se jubiló y terminó como “maestro de arma” y ella “maestra de baile” para los señores de la aristocracia campesina francesa.

En efecto, el servicio de las armas no era para nada una ocupación poco usual para los Gitanos a partir de su entrada en Europa. La implicación de los Gitanos, de forma individual o en grupo, en las tropas reales o en los ejércitos de la nobleza del siglo XVI y XVII en Francia y en casi toda Europa era muy común. Bajo Luis XIV y LUIS XV numerosos Gitanos figuraban en los recuentos archivísticos de los regimientos de Guardias, en los regimientos del Rey, en los de Infantería del Bearn, de Bonnac, de Brie, de Champagne, de Conflant, de Hainaut, de Montesson, de Morangiés, de Navarre, de Nivernais, de Normandie, de la Sarre, de Tessé, de Vivarais, en las compañías francas de infanterías, en la Real Artilleria, en las compañías francas de marina…Y algunos se alistaban en los cuerpos militares extranjeros al servicio de España por ejemplo [13].

Es muy interesante constatar a través de las fuentes documentales cómo, muy frecuentemente, las hijas y las mujeres de los soldados gitanos seguían la ruta del regimiento en el que servían sus padres o maridos. Se instalaban en las ciudades donde pasaba la guarnición o podían ejercer de cantinera o lavandera para las tropas.

Fue el caso de XXXXXXXXXXX, la hija de un soldado de caballería del famoso regimiento del Dauphin quien cuenta, en un acta de arresto cómo “mientras su padre estuvo en vida, siempre lo seguía en las ciudades donde se encontraba de guarnición, haciendo de lavandera” [14].

3. María Cabrera, la Gitana que dio un hijo a Diego de Mendoza, el futuro cardenal Mendoza. En 1479, durante las fiestas del Corpus en Guadalajara, actuó una tropa gitana (probablemente la del Conde Martin del Pequeño Egipto (Egipto Menor??)) como era costumbre tanto en las fiestas religiosas como nupciales de la época. Una gitana, conocida como Maria de Cabrera, se asentó en la ciudad después de que Don Diego Hurtado de Mendoza y Luna, conde de Saldana, biznieto del famoso marqués de Santillana se enamorara de ella, fascinado por su belleza y sus dotes de jinete, la instaló a “mesa y mantel para que sin peregrinar viviese”. La fuente documental relata cómo “por varios años a todos los gitanos el que viniendo a Guadalajara, luego visitasen la casa de los duques como muy parientes della y se mostraban con lo cual muy contento del parentesco”[15]. De esta unión, que no debía de ser tan excepcional, nació en 1481 Don Martin de Mendoza el Gitano, futuro cardenal quien “fue hombre de buena estatura y moreno conforme a su madre”. No sabemos si nuestra gitana pudo ser madre de otros de los bastardos del Duque: Francisco (monje benedictino y Don Diego de Mendoza (que fue yerno del comendador Ribera).

Esas son solamente cuatro de las miles de historias de mujeres gitanas que se podrían estudiar desde una rectitud metodológica para abrir intersticios que nos permitieran tejer una historia universal de las mujeres gitanas y cambiar así una imagen monolítica y errónea de las Gitanas a lo largo de la historia.

Para serles sincera y para terminar, la redacción de esta corta intervención ha sido como encontrarme frente a un espejo. En mi casa, se dice algo muy gitano, “la verdad duele pero cura”, y la verdad es que la inexistencia de una historia de las mujeres gitanas, a nivel nacional como internacional, se debe a determinados factores, antes mencionados. Primero, la situación en la que se encuentra a día de hoy la propia investigación histórica sobre el Pueblo Gitano en general, la falta de consideración y de respeto por esta materia, resultante o consecuencia de un “amateurismo” endémico en todo lo que respeta a lo gitano. Segundo, la falta de medios para llevar a cabo trabajos de calidad. La red intelectual y social que propone los Women Studies  en general no ha llegado a la comunidad intelectual femenina gitana y sin lugar a dudas, es una asignatura pendiente de que tenemos que aprender las intelectuales gitanas, de las experiencias de la sociedad mayoritaria en este aspecto, sobre todo, de las otras redes de mujeres intelectuales que pertenecen a grupos minoritarios o discriminados. Es para mí ilustrador y relevante, el recorrido de las intelectuales afroamericanas y criollas que han conseguido lo que para nosotras, intelectuales gitanas, sigue siendo un sueño.

Sin embargo y para terminar con una nota positiva, me gustaría destacar el hecho de que, sin lugar a dudas son las mujeres gitanas quienes en el campo de la investigaciones, del profesorado, de la política, de la participación civil e intelectual son las más rigurosas, novedosas, ingeniosas, empeñadas en formular propuestas nuevas respetando y teniendo en cuenta nuestra genuinidad gitana. El caso español es revelador. Profesoras de universidad, activistas históricas, administrativas del Instituto de Cultura Gitana, emprendedoras, maestras, abogadas, simples amas de casas curiosas de su cultura y consientes de la necesidad de que ésta y su historia se trasmitan… Memoria y futuro. Las tramas de estas jornadas son muy adecuadas para el ideal que se proponen las Gitanas, intelectuales o de a pie. Sin embargo, es cierto, y no me cansaré de repetirlo, existe una imperiosa necesidad de medios tanto materiales, intelectuales, como políticos para que mañana se empiece a pensar y a tejer una memoria y una historia coherente, profesional, de las mujeres gitanas.

El círculo reducido de los expertos en Romani Studies está encabezado y formado casi exclusivamente por hombres. A lo largo de su existencia, han sido el espejo, la plasmación de muchos de los defectos humanos: batallas personales sin productividad intelectual ninguna, luchas personales de poder, falta de rigor científico y de excelencia, incapacidad total para unir sus fuerzas respectivas a favor de la ciencia y del conocimiento, descredito, machismo.

Sin lugar a duda, los Romani Women Studies que están por nacer aportarán una dimensión nueva al mundo intelectual gitano.

Notas
[1] Jolande Jacobi, Complexe, archétype et symbole, Delachaux et Niestlé, coll. « Actualités Pédagogiques et Psychologiques », 1961 (ISBN B0014V67T2) traduit par Jacques Chavy ; préface de C. G. Jung.
[2] Georges Soulis.
[3] De Foletier, F. de Vaux    (1971)    Mille ans d’histoire des Tsiganes, Collection les grandes études historiques, Paris, Fayard.
[4] Benbassa Esther, (2010) La souffrance comme identité, Pluriel. Hachette
[5] Endaya : sub grupos gitanos : calé, sinté, manouches, lovara, kalderash, xoraxane roma …
[6] “Chronicum Fratris Hieronimy de Forlivio” (1422).
[7] Paul Ricoeur, 2000,  “la mémoire, l’histoire et l’oubli, le Seuil.
[8] Claire Auzias, 2009, « Chœur de femmes tsiganes », Ed. Agrégores.
[9] Asociacion de mujeres gitanas ROMI, 2010, Mujeres Gitanas en la Guerra Civil y la Posguerra : voces de la memoria, Granada
[10] Carlo Ginzburg et Carlo Poni, 1981, « La micro-histoire », Le Débat,
[11] Carlos Ginzburg, 1993, «Mythes, emblèmes, traces : morphologie et histoire», Flammarion ; « Rapports de Force. Histoire, rhétorique, preuve », 2011, Gallimard.
[12] HAUPT H.-G., «La lente émergence d'une histoire comparée», in J. BOUTIER & D. JULIA (dir.), Passés recomposés, Paris, Autrement, 1995, pp.196-207 - «Comparative History», in N. J.
[13] Arch. de la Guerre, Yic 1049 ; Arch. nat., Marine D5 4, nos 64, 65 ; Arch. de l’Aube, I B. 2922 ; Arch. de la Dordogne, B 363 ; Arch de l’Hérault, C175 ; Arch d’Ile et Vilaine, 8b. Maréchaussée, année 1758 ; Arch. de Lot et Garonne, B 336 ; Arch. de l’Orne, B. Maréchaussée, année 1735 ; Arch. du Rhône, B. Maréchaussée, année 1729 ; Archive de la Seine et Marne, B. Maréchaussée de Melun, année 1739 ; Arch. du port de Toulon, I. O. 99 et 108
[14] Arch. d’Indre et Loire, B Maréchaussée, année 1728 ; Arch de Loir et Cher, B. Maréchaussée, années 1748-1749 ; Arch du Rhône, B. Maréchaussée, année 1739 ; Arch de la Seine et Marne, B. Maréchaussée de Melun, année 1739 ; Arch du Port de Toulon, I. O. 98, 100.
[15] Nobiliario del Cardenal Mendoza (RAH, Colección Salazar, C II).

Bibliografía:
- Acton, Thomas A. (forth.), “Has Rishi gone out of style?. Academic & policy paradigms in Romanī Studies”, Roma, New Delhi.
- Acton, Thomas A. (2006), ‘In Memoriam’, in Adrian Marsh & Elin Strand [eds.], Gypsies and the Problem of Identities: Contextual, Constructed and Contested, Istanbul, Swedish Research Institute in Istanbul, Transactions no. 17, I.B. Tauris, p.11
- Asociación de mujeres gitanas Romi (2010), Mujeres Gitanas en la Guerra Civil y la posguerra : voces de la memoria, Granada.
- Claire Auzias, (2009), Chœur de femmes tsiganes, Ed. Agrégores. Marseille Altinöz, Ismail.
- Claire Auzias (2005), “Gypsies in Ottoman Society”, Paper presented to the Gypsy Lore Society 2005 Annual Meeting and Conference on Gypsy Studies, 9-10 September, Facultad de Filosofía, Universidad de Granada, Spain.
- Black, George F. (1912-13), “The Gypsies of Armenia” Journal of the Gypsy Lore Society, [New Series], Vol.6, no.4, pp.327-330.
- Bond, Rev. Lewis (1917), “The Gypsies of Monastir: two letters addressed to the late Albert T. Sinclair, reprinted from the Bulletin of the New York Public Library” George F. Black [ed.] Manuscripts in the New York Public Library, NY, New York Library.
- Borrow, George (1981), A Journey to Eastern Europe in 1844  (thirteen letters), Angus M. Fraser [ed.], Edinburgh, Tragara Press.
- Borrow, George (1851), Lavengro:  the Scholar, the Gypsy, the Priest, 3 vols. London John Murray.
- Bosworth, Clifford Edmund (1973), The Ghaznāvids; their Empire in Afghanistan & Eastern Iran, 994–1040, 2nd ed. Beirut, Librarie du Liban.
- Burton, Sir Richard Francis (1898), The Jew, the Gypsy & el Islam, [ed. with a preface and brief notes by W. H. Wilkins], London, Hutchinson.
- Calvino, Italo (1978), Invisible Cities, Orlando, Florida, Harvest Books
- Carmelite, Fr. Anastâs [the] (1913-14), “The Nawar or Gypsies of the East”, A. Russell [trans.], Journal of the Gypsy Lore Society.
- Courthiade, Marcel (2007), “Short Chronology of Rrom’s History”, posted to the Roma India group, 20th December, roma_India@yahoogroups.com
- Courthiade, Marcel (2009), “L’origine des Rroms”, Historiens et Géographes n°399. Series Vol.7, pp.298-320
- De Foletier, F. de Vaux (1971), Mille ans d’histoire des Tsiganes, Collection les grandes etudes historiques, Paris, Fayard.
- De Foletier, F. de Vaux (1961), Les Tsiganes dans l’Ancienne France. Paris. Connaissance du Monde de Goeje
- Michael Jan (1903) “Mémoire sur les migratins des Tsiganes à travers l’Asie” Mémoires d’histoire et géographie orientales, 3, Leiden.
- Ginzburg C. et Puni C. (1981), La Micro-Histoire, Le Débat. Paris
- Ginzburg C. (1993), Mythes, emblèmes, traces : mythologie et histoire, Flammarion.
- Ginzburg C. (2011), Histoire, rhétorique, preuve, Gallimard.
- Hancock, Ian (2006), “On Romanī Origins & Identity: Questions for Discussion” in Adrian Marsh & Elin Strand [eds.] Gypsies and the Problem of Identities; Contextual, Constructed & Contested, Transactions of the Swedish Research Institute in Istanbul, No.17, I.B. Tauris Istanbul & London
- Hancock, Ian (2006a), “On the interpretation of a word: Porrajmos as Holocaust” in Thomas A. Acton & Michael Hayes [eds.] Travellers, Gypsies, Roma: The Demonisation of Difference, Newcastle, Cambridge Scholars’ Press, pp. 53-57.
- Hancock, Ian (2004), “Introduction”, The Heroic Present Life Among the Gypsies: the photographs and memoirs of Jan Yoors, New York, The Monacelli Press.
- Hancock, Ian (2002), We Are the Romanī People (Ame sam e Rromane džene), Interface Collection, Hatfield & Paris, University of Hertfordshire Press/Centre de recherches tsiganes.
- Hancock, Ian (2000), “The emergence of Romanī as a koïné outside of India” in Thomas A. Acton [ed] Scholarship & the Gypsy Struggle; Commitment in Romanī Studies, Hatfield, University of Hertfordshire Press, 1-13.
- Hancock, Ian (1989), Jewish Repsonses to the Porrajmos, http://tinyurl.com/56ubyc
- Hancock, Ian (1987), The Pariah Syndrome: an account of Gypsy slavery & persecution, Ann Arbor Michigan, Karoma Publishers.
- Haupt H.-G., (1995), «La lente émergence d'une histoire comparée», in J. BOUTIER & D. JULIA (dir.), Passés recomposés, Paris, Autrement, pp.196-207 - «Comparative History», in N. J.
- Jacobi, J. (1961), Complexe, archétype et symbole, Delachaux et Niestlé, coll. « Actualités Pédagogiques et Psychologiques ». Paris.
- Johannes Fabian, (2006), Le temps et les autres. Comment l’anthropologie construit son objet. Traduction française par Estelle Henry-Bossoney et Bernard Müller. Toulouse, Anacharsis, 313 p.
- Siobhan Dowd & Rajko Djuri (1998), The Roads of the Roma; a PEN anthology of Gypsy writers, Hatfield, University of Hertfordshire Press.
- Kenrick, Donald Simon (2004), Gypsies: From the Ganges to the Thames, [2nd. rev. ed.], Interface Collection, Hatfield, University of Hertfordshire Press.
- Marsh, Adrian (2008), “A brief history of the Gypsies in Turkey”, We Are Here! Discriminatory Exclusion and Struggle for Rights of Roma in Turkey, Edirne Roma Association, European Roma Rights Centre, Helsinki Citizens’ Assembly, Istanbul, pp.5-20.
- Marsh, Adrian (2008a), “Ethnicity and Identity: who are the Gypsies?”, We Are Here! Discriminatory Exclusion and Struggle for Rights of Roma in Turkey, Edirne Roma Association, European Roma Rights Centre, Helsinki Citizens’ Assembly, Istanbul, pp.21-30.
- Marsh, A. & Acton, Thos. (2008), “Glocalisation”: a new phenomenon or an age-old process?  Current adaptations in changes in Gypsy/Roma/Traveller Identity in the Turkish Republic”, Paper delivered to a regular session "Globalisation and (De-)/(Re-) Construction of Roma/Gypsy/Traveller Identities” at the 38th Congress of the International Institute of Sociology, Budapest 26-30 June.
- Marsh, A. & Melike Karlidağ (2008), “A study of research literature regarding Turkish Gypsies and the question of Gypsy identity”, We Are Here! Discriminatory Exclusion and Struggle for Rights of Roma in Turkey, Edirne Roma Association, European Roma Rights Centre, Helsinki Citizens’ Assembly, Istanbul, pp.143-58.
- Ramírez Heredia, J. d D. (2008), Matrimonio y Boda de los Gitanos y de los Payos,  347pp, Barcelona, CPEDA.
- Ramírez Heredia, J. d D. (1983), Nosotros, los Gitanos, Ediciones 29, 190p, Barcelona.
- Ramírez Heredia, J. d D. (1994), Cartas del Pueblo Gitano, Instituto Romano, Barcelona.
- Paul Ricoeur, (2000), La mémoire, l’histoire et l’oubli, Ed.le Seuil.Paris.
- Romanes A. (2000), Un peuple de promeneurs. Le temps qu’il fait, Paris.
- Runciman, Sir Stephen (1947), The Mediaeval Manichee: A Study of the Christian Dualist Heresy, Cambs. Cambridge University Press.
- Spiegel, Gabrielle M. (1999), The Past As Text: the Theory and Practice of Mediaeval Historiography, Baltimore & London, John Hopkins University Press.
- Spiegel, Gabrielle M. (1993), Romanicing the Past: the Rise of Vernacular Prose Historiography in Thirteenth Century France, Berkeley, University of California Press.
- Spiegel, Gabrielle M. (1990), “History, Historicism and the Social Logic of the Text of the Middle Ages”, Speculum, 65, pp.59-86.
- White, Hayden (1972), “The Irrational and the Problem of Historical Knowledge…” in H.E. Pagliaro [ed.], Irrationalism in the Eighteenth Century; Papers presented at the Second Annual Meeting of the American Society for Eighteenth Century Studies, Studies in Eighteenth-Century Culture, Volume 2, Cleveland.
- White, Hayden (1966), “The Burden of History”, History & Theory, vol.5, no.2.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...