Páginas vistas en total

lunes, 17 de octubre de 2011

Mujeres Buscan Refugio en África – Resaltando los Retos y Encontrando Soluciones

Por: Massan d’ALMEIDA 

Conflicto, violencia, hambruna y desastres naturales son sólo algunas razones por las cuales las mujeres se ven forzadas a huir de sus hogares y convertirse en desplazadas. A fin de comprender mejor la situación de las mujeres refugiadas y las desplazadas internamente en África, AWID entrevistó a Yifat Susskind, Directora Ejecutiva de MADRE.

Las mujeres tienen pocas opciones cuando deben desplazarse debido a la hambruna o guerras. Aunque algunas pueden recurrir a familiares y amistades, la mayoría busca refugio en campamentos, según Caroline Toe, Punto Focal en Género de la Fundación para los Derechos Humanos y la Democracia (FOHRD). Ellas enfrentan múltiples retos, incluyendo marginación, escasez de alimentos y agua potable, saneamiento y cuidados de salud deficientes, así como falta de seguridad. 

AWID: ¿Cuál es la diferencia entre las mujeres refugiadas y las mujeres desplazadas internamente? 

Yifat Susskind (Y.S.): Mujeres refugiadas son las que huyen de sus hogares, cruzan fronteras internacionales y al cruzarlas tienen derecho a recibir protección de los Estados adonde arriban, como también de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y sus agencias. Mujeres desplazadas internamente son las que huyen de sus hogares y se reubican en otra área dentro de las fronteras de su país. 
Sin embargo, pese a las diferencias en definición y protección internacional, las refugiadas y las mujeres desplazadas internamente enfrentan los mismos retos. La mayoría se ve forzada a recorrer largas distancias a pie en busca de seguridad, y en el camino muchas sufren violencia y abuso sexual o se les roban las pocas pertenencias que llevan consigo. A menudo, las mujeres llegan traumatizadas a los campamentos de refugio después de largos viajes desde sus hogares y devastadas por la desintegración de sus vínculos comunitarios. 

A largo plazo, tanto las mujeres refugiadas como las desplazadas internamente enfrentan retos constantes.[1] En comunidades donde los recursos son muy escasos, muchas de ellas no tienen acceso a servicios de salud ni maneras de obtener un ingreso. Sin dinero, es común que a numerosos niños y niñas les sea imposible ir a la escuela; asimismo, las mujeres y sus familias no pueden regresar a su hogar. 

AWID: ¿Existen estadísticas sobre la cantidad de mujeres refugiadas y desplazadas internamente en África? 

Y.S.: Es difícil decir cuántas mujeres han sido desplazadas en todo el continente, porque muchas crisis son continuas, incluyendo la hambruna en el Cuerno de África. Además, los datos que no se desglosan por sexo o que agrupan estadísticas sobre mujeres, niñas y niños ocultan el impacto de las crisis y los desastres sobre el género. Sin estos datos, pocas políticas reconocen que las mujeres a menudo son afectadas desproporcionadamente en tiempos de crisis.[2] 

Sí sabemos que hoy día alrededor de 1.5 millones de personas somalíes[3] están desplazadas debido a la hambruna. Según la ONU, aproximadamente el 80 por ciento de personas refugiadas que llegan al campamento de Dadaab en la región nororiental de Kenia son mujeres, niñas y niños.[4] Con frecuencia, los hombres se quedan en sus hogares para cuidar el ganado y ocuparse de otras responsabilidades. 

AWID: ¿Adónde van las mujeres cuando han sido desplazadas y cuáles son algunos de los retos que enfrentan? 

Y.S.: Muchas mujeres y sus familias buscan refugio en campamentos de personas desplazadas, que suelen ser manejados por agencias internacionales y son uno de los pocos lugares donde las mujeres pueden encontrar recursos para mantenerse y una dosis de seguridad. 

Cuando estuve en Kenia el mes pasado me reuní con Hubbie Hussein Al-Haji, de nuestra organización hermana Womankind Kenya (WOKIKE). Ella me contó cómo su organización, trabajando en las comunidades del nororiente de Kenia, se ha movilizado para brindar alimentos y agua de emergencia a mujeres y familias somalíes que cruzan la frontera huyendo de la hambruna. La necesidad es inmensa, a medida que más personas refugiadas llegan cada día. Así que nos hemos esforzado por asegurar que WOKIKE tenga los recursos que necesita. 

Hubbie también me relató la historia de Amina, quien caminó desde Somalia hasta Kenia sabiendo que el viaje sería largo y peligroso. Amina se vio obligada a tomar una decisión desgarradora—dejar atrás a un hijo tan desnutrido que no podría soportar la caminata de una semana hacia la relativa seguridad de un campamento de refugio. Pero ésa era la única manera en que podía encontrar agua y alimentos para sus demás hijas e hijos. Ella es una de muchas madres que escapan de una Somalia azotada por la hambruna y han enfrentado este horror. Familias como la de Amina llegan a los campamentos de Kenia literalmente casi muertas de hambre y profundamente traumatizadas por el dolor de haber enterrado a sus hijas e hijos poco tiempo antes. 

AWID: ¿Cuál es la situación de las refugiadas y las mujeres desplazadas internamente en los campamentos de refugio en África? 

Y.S.: Estos campamentos de personas desplazadas son asentamientos temporales hacinados y de rápido crecimiento. En tiempos de crisis agudas, cuando la cantidad de personas desplazadas aumenta sobremanera, a estos campamentos se les dificulta proporcionar los recursos para satisfacer la creciente necesidad. Muchas mujeres y sus familias se ven obligadas a asentarse en las afueras de los campamentos, donde no pueden tener acceso a los muy necesarios alimentos, agua, albergue y otras ayudas humanitarias. 

Es aquí donde el apoyo de las organizaciones de base comunitaria resulta esencial para mujeres y familias que no pueden acceder a los recursos en los campamentos. Nuestras socias aseguran que estas familias no pasen desapercibidas y les brindan ayuda vital como alimentos y agua. 

AWID: ¿Cuáles son algunos factores que afectan la seguridad, integridad física y salud de las mujeres en los campamentos de refugio? 

Y.S.: El hacinamiento y la falta de seguridad e iluminación hacen que los campamentos de personas desplazadas y refugiadas sean extremadamente peligrosos para mujeres y niñas. Tiendas de campaña y albergues de mala calidad significan que ellas no estén protegidas adecuadamente contra violadores y bandidos. Sin iluminación en los campamentos, mujeres y niñas que van al servicio sanitario en la noche son vulnerables a los ataques. Al estar lejos de sus hogares, los vínculos comunitarios que protegen a mujeres y niñas son casi inexistentes en estos peligrosos entornos. Una inadecuada infraestructura de saneamiento contamina el agua y, en áreas superpobladas, las enfermedades transmitidas a través del agua se propagan rápidamente. La ausencia de servicios de salud para mujeres también significa que las embarazadas y lactantes no tienen acceso a los cuidados necesarios. 

A fin de proteger a las mujeres contra la violencia en los campamentos, el diseño de éstos debe tener en cuenta las necesidades específicas de su sexo. Asegurar que los servicios sanitarios y cuartos de baño no estén lejos de los albergues o brindar duchas privadas para mujeres puede ayudar a combatir la violencia sexual. Las refugiadas también necesitan servicios de asesoramiento que reconozcan y atiendan experiencias traumáticas, así como atención médica sensible al género, especialmente para mujeres embarazadas o lactantes. 

Las distribuciones de ayuda suelen pasar por alto a las mujeres cuando se centran en hogares de jefatura masculina o ignoran las construcciones culturales que les prohíben a las mujeres salir de sus hogares para obtener ayuda. Vimos esto después de las inundaciones de 2010 en Pakistán. Si se trata de identificar los retos específicos que las mujeres enfrentan en las naciones y culturas particulares donde viven, nadie los conoce mejor que las propias mujeres. Por ello es tan importante el trabajo que hacen las organizaciones de mujeres de base. Con sus vínculos locales y redes comunitarias pueden atender las necesidades que las agencias de ayuda más grandes pasan por alto. 

AWID: ¿Es cierto que las refugiadas y las mujeres desplazadas internamente sufren prejuicios en los países anfitriones? ¿Puedes decirnos más sobre esto? 

Y.S.: Sin duda alguna, la discriminación es un reto muy real que enfrentan las refugiadas y las mujeres desplazadas internamente. Esto puede deberse al temor de que el país anfitrión no será capaz de mantener un influjo tan grande de personas refugiadas o que se competirá por los recursos. 

Pero hay otro lado en esta historia. Hubbie me contó que las comunidades locales en el nororiente de Kenia están trabajando arduamente para ofrecer alimentos y agua a personas refugiadas de Somalia. Estas comunidades también han sido muy afectadas por sequías y, aun así, están asegurando que las personas refugiadas cuenten con los recursos para sobrevivir. WOKIKE proviene de esas comunidades y ha sido líder en esta efusión de generosidad. 

AWID: ¿Cómo usan las organizaciones humanitarias y de socorro las Resoluciones 1325, 1888 y 1889 del Consejo de Seguridad de la ONU? 

Y.S.: Estas Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU resaltaron la necesidad de incorporar las voces de las mujeres y una perspectiva de género en la reconstrucción y el reasentamiento. Su objetivo es proteger a las mujeres y las niñas contra la violencia sexual en entornos de conflicto y post-conflicto, así como trabajar para amplificar las voces de las mujeres en las decisiones sobre políticas que afectan sus vidas. 

Desde que estas Resoluciones fueron aprobadas ha habido una mayor conciencia en cuanto a las necesidades específicas de las mujeres refugiadas y las desplazadas internamente, pero no suficiente. En todo el mundo, las mujeres son en gran medida excluidas de la adopción de decisiones y la reconstrucción posterior al conflicto. 

Además, los principios de estas Resoluciones deberían ampliarse para atender las necesidades de las mujeres después de un desastre. Tanto los conflictos violentos como los desastres devastadores provocan desplazamiento y pérdida de acceso a servicios básicos, además de socavar comunidades. Y en ambos casos necesitamos voces de mujeres en las decisiones acerca de cómo reconstruir las comunidades. Al aplicar estas Resoluciones a los entornos tras los desastres podemos ayudar a promover la igualdad de género en la reconstrucción. 

AWID: ¿Hay ejemplos de respuestas sostenibles que aumentan la capacidad de las refugiadas y las mujeres desplazadas internamente de proveer para sus familias? 

Y.S.: MADRE sabe que asociarse con mujeres refugiadas y desplazadas internamente para satisfacer necesidades urgentes es la mejor forma de lograr una solución sostenible a las amenazas que ellas enfrentan. Las soluciones sostenibles empiezan dentro de las comunidades locales. Por ello trabajamos con grupos de mujeres de base que conocen bien las mejores soluciones para sus comunidades y pueden mantener estos esfuerzos por mucho tiempo después de que las organizaciones internacionales de ayuda se han retirado. 

A corto plazo, proporcionar a las mujeres y sus familias alimentos y agua de emergencia, así como atención médica y asesoramiento, es el primer paso para reconstruir comunidades saludables. Y estas mujeres no están simplemente recibiendo ayuda; están involucradas de manera integral en la identificación de lo que sus comunidades necesitan y la forma en que la ayuda se distribuye. 

A largo plazo, las mujeres deben ser incluidas en la formulación de políticas relacionadas con la reconstrucción. Ésta es una manera imprescindible de garantizar que las políticas atiendan las necesidades de las personas más vulnerables y los esfuerzos de reconstrucción respeten los derechos de las mujeres y reflejen las prioridades de ellas. 

Notas: 
[1] Ver: Naciones Unidas, Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, Resumen del documento de información general sobre “el desplazamiento, la apatridia, y las cuestiones relacionadas con la igualdad entre los géneros y con la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer” (CEDAW/C/2009/II/WP.3/R), presentado por Alice Edwards , 1 de julio de 2009.
[2] Nota de la traductora: Por ejemplo, en la República Democrática del Congo, de las 54,777 personas desplazadas internamente registradas, más de 27,000 son mujeres y casi 15,000 son niñas y niños menores de cinco años de edad (Fuente: ACNUR, ‘República Democrática del Congo: preocupación del ACNUR por nuevos ataques del LRA y desplazamientos de población civil’, 13 de enero de 2009).
[3] Rozen, Laura, ‘Crisis in Somalia: Why is the famine so severe and aid so difficult? How can you help?’ [Crisis in Somalia: ¿Por qué la hambruna es tan severa y la ayuda tan difícil? ¿Cómo puede usted ayudar?], The Envoy, 5 de agosto de 2011.
[4] Centro de Noticias de la ONU, ‘UN agencies step up deliveries of food aid to famine-stricken Somalis’ [Agencias de la ONU aumentan entrega de ayuda alimentaria a personas somalíes afectadas por la hambruna], 5 de agosto de 2011. Ver también: ‘Somalia: ONU declara hambruna y solicita fondos para asistencia’, 20 de julio de 2011.

Más información: 
Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Mujeres refugiadas y Preguntas y respuestas sobre desplazados internos.

Fuente: Notas de los Viernes de AWID, 14 de octubre de 2011. Traducción del inglés: Laura E. Asturias. Título original: ‘Women seeking refuge in Africa – highlighting the challenges and finding solutions’.

Tomado de: http://www.awid.org/esl/Las-Noticias-y-Analisis/Notas-de-los-Viernes/Mujeres-buscan-refugio-en-Africa-resaltando-los-retos-y-encontrando-soluciones

Licencia del artículo: Creative Commons - Titular de la Licencia de artículo: AWID

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...