Páginas vistas en total

lunes, 10 de octubre de 2011

Mujeres en máxima alerta

Por: Florence Thomas*

Para hoy, un tema difícil pero de gran impacto para la vida de las mujeres: la objeción de conciencia. Me explico: los y las integrantes de nuestro flamante 'Tea-party criollo' invitaron a los y las congresistas de la Comisión Primera de la Cámara para una presentación del proyecto de ley estatutaria 022 de 2011 "por el cual se reglamenta el derecho de libertad de conciencia reconocido en el artículo 18 de la Constitución Política".

Y quisiera explicar por qué las mujeres nos encontramos en alerta máxima ante un proyecto como este. Nuestra Constitución, en su artículo 18 reconoce expresamente el derecho a la libertad de conciencia individual, hecho que nos parece fundamental en una sociedad democrática, libre y pluralista. También, la Corte Constitucional ha reconocido la objeción de conciencia en relación con la posibilidad de negarse a cumplir un deber legal en casos difíciles de decidir toda vez que implican dilemas éticos como son, entre otros, la prestación del servicio militar obligatorio o la práctica de procedimientos médicos y, en particular y desde hace seis años, la realización del procedimiento de interrupción del embarazo en los tres casos excepcionales permitidos(C 355/2006).

Para ilustrar lo anterior, existe para todo ciudadano o ciudadana la posibilidad de ser objetor de conciencia por motivos religiosos cuando es el profesional de salud el que directamente debe realizar un procedimiento de aborto legal y considera que este acto está en contravía de sus creencias. Sin embargo, y con el fin de que no queden desprotegidos los derechos de la paciente, ese profesional debe remitirla efectivamente a otro médico o médica que le realice el procedimiento en un lapso máximo de cinco días. Además, en caso de que esté en riesgo la vida de la mujer gestante y de que el médico sea el único que pueda llevar a cabo el procedimiento -caso muy común en regiones apartadas de un centro de salud o de un hospital- tiene la obligación de realizarlo, pues salvar la vida de la mujer prima sobre el derecho a la libertad de conciencia, hecho que no debería ni siquiera debatirse.

El propósito del proyecto 022 citado más arriba es el de reglamentar ese derecho y concederles su ejercicio a instituciones en su calidad de personas jurídicas, lo que supone que instituciones como hospitales, colegios, asociaciones, etc., podrían objetar conciencia, y en el caso por ejemplo de la sentencia C/355, no prestar el servicio de salud, pasando por encima del hecho de que una institución no posee el elemento humano de la conciencia que da origen al derecho en cuestión.

Otro asunto de este proyecto de ley es que pretende fijar lineamientos para que los jueces fallen las tutelas cuando se considere vulnerado el derecho a la libertad de conciencia, poniendo así en grave riesgo la separación de poderes propia de los Estados de derecho.

Por todo lo anterior, hacemos un llamado a los y las congresistas que tienen en sus manos la posibilidad de reglamentar respetando y reconociendo derechos que han favorecido a las mujeres y que han sido conquistados con tanta dificultad.

Estaremos entonces muy atentas en la identificación de aquellos y aquellas congresistas solidarios y amigables y a los y las que, a toda costa, quieren generar un retroceso en derechos ya adquiridos de las mujeres, con este proyecto o con cualquier otro. Y sin alejarme mucho del tema, aprovecho el espacio para informar que el Instituto Guttmacher está invitando al lanzamiento del informe 'Embarazo no deseado y aborto inducido en Colombia', una investigación que arrojará cifras actualizadas de aborto en Colombia el miércoles 7 de septiembre del 2011.

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Tomado de: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-10256611 publicado el: 30 de agosto de 2011.

Licencia del artículo: Copyright – Titular de la licencia del artículo: Periódico El Tiempo, Colombia.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...