Páginas vistas en total

martes, 22 de noviembre de 2011

“EL FEMINISMO TIENE QUE SER PARA MUJERES DE CARNE Y HUESO”



Por: Carmen Rosa Guerra Ariza

Feminicidio.net entrevistó a Sonia Torres, miembra del Movimiento Popular de Mujeres La Sureña, historiadora de la Universidad Nacional y docente en la Universidad Pedagógica Nacional en Bogotá. Desde la Comisión Metodológica de esta plataforma de acción feminista, fue una de las impulsoras de la iniciativa.

El Encuentro Latinoamericano y del Caribe de Acción y Prácticas Feministas (1) es un espacio promovido por feministas independientes, busca abrir debates desde un activismo renovado y plantea la creación de escenarios de reflexión que permitan nuevas prácticas, conocimientos y otras formas de organización colectiva de las mujeres.

 - ¿Cuáles fueron los motivos para organizar un encuentro como el ELCAP?

En primer lugar, la iniciativa surge del 11 encuentro feminista latinoamericano y del Caribe realizado en México, en el 2009 (2), en el cual se establece como sede del 12 Encuentro Latinoamericano y del Caribe (EFLAC), que se celebra este año entre el 23 y 26 de noviembre, en Bogotá. Este es un encuentro realmente importante porque se cuentan 30 años de feminismo en América latina y el Caribe y 30 años del 25 de noviembre como el Día Internacional para la Eliminación de  la Violencia contra las Mujeres. Estuvimos entonces muy a la expectativa de lo que las organizadoras del EFLAC (3) plantearan, sin embargo tomamos cierta distancia debido a que nos dimos cuenta de que el mismo estaba fortaleciendo una idea epistémica y política del feminismo. Nosotras planteamos entonces un feminismo más centrado en nuestras necesidades y un poco más separado de la construcción eurocéntrica. Reconocemos que hay muchos aportes, sin embargo queremos tener un feminismo que entienda y acoja las realidades de América Latina.

En segundo lugar, estamos en la apuesta de reivindicar las acciones y las prácticas que las mujeres desde diferentes sectores y posturas realizamos cotidianamente en procesos de transformación. Concebimos además que ese tipo de prácticas y acciones tienen un fin y es justamente generar acciones y procesos emancipatorios. Se rompe un poco con la lógica, si se quiere, del feminismo ilustrado donde unas pocas son las que saben. Reivindicamos los saberes populares, saberes ancestrales, saberes de las mujeres cotidianas, comunes, de carne y hueso, que todos los días se la juegan por una transformación.

En tercer lugar, teníamos otro tipo de diferencias con las compañeras del EFLAC, en cuanto a la perspectiva misma de cómo estamos asumiendo el sujeto del feminismo. Una pregunta que nos hacemos nosotras en este momento es si efectivamente para el siglo XXI el sujeto del feminismo, con todo lo que puede aportar, se limita solamente a hablar de las mujeres, insisto, más en la perspectiva de nuestro contexto latinoamericano donde los procesos de transformación implican también otro tipo de lecturas de las identidades. Estamos en esa búsqueda, en ese cuestionamiento.

En cuanto a la fecha, justamente no quisimos hacerlo en paralelo con el EFLAC, porque en ningún momento lo planteamos como un evento ni contra el EFLAC, ni con referencia al EFLAC, aprovechamos la sinergia y los esfuerzos que hacen algunas mujeres para venir a Colombia al EFLAC y las invitamos a que participaran unos días antes en el ELCAP.  
  
- ¿Cómo ve el futuro del feminismo en Colombia?

Hay que leer el momento histórico en el que estamos y creo que eso requiere además, releer nuestras prácticas feministas. Existen avances importantes, pero igual creo que quizás nosotras en Colombia tenemos un reto muy grande y es cómo lograr generar fisuras dentro de ese pensamiento tan patriarcal, tan machista y tan conservador arraigado en las personas y en las instituciones del Estado. El feminismo tiene mucho que aportar en ese sentido.

Cuando hablamos de un feminismo situado, es justamente leer las necesidades de las mujeres hoy en día, una cosa es el feminismo que nosotras desarrollamos, teorizamos, y discutimos, en términos de la academia, pero si eso no lo aterrizamos a las necesidades concretas de las mujeres en Colombia, en el marco de un conflicto armado que lleva más de 50 años, en un marco de desigualdad y de pobreza agudizado con todo el modelo neoliberal, con una fuerte presencia del pensamiento religioso católico, pues creo que si no logramos hacer esas articulaciones, vamos a perder demasiado tiempo y esfuerzo.

- ¿Qué aportes puede hacer el feminismo a la lucha contra la violencia de género y a esta construcción de Estado que deshumaniza a las personas?

Evidentemente han habido unos pequeños logros en términos de los avances jurídicos, de la normatividad que se ha diseñado a partir del Estado, que se ha promulgado en aras de prevenir y sobre todo, sancionar la violencia contra las mujeres. Sin embargo cuando uno observa los informes que han presentado las diversas organizaciones de mujeres sobre la situación de los Derechos Humanos respecto a la violencia hacia las mujeres, pues nos encontramos frente a una normatividad de avanzada que no se reglamenta efectivamente para que se cumpla. Las instituciones del Estado han avanzado muy frente a la sanción de la violencia contra las mujeres, los agresores y sus delitos quedan en la impunidad.

El feminismo viene y ha venido aportando información, análisis, debates, denuncias, evidenciando los casos particulares en torno a la violencia sexual contra las mujeres en el marco del conflicto armado, la violencia doméstica, la violencia de género en los diferentes espacios: laborales, escolares, institucionales...Eso justamente ha permitido visibilizar el problema, y con ello ha generado esquemas normativos que no son elaborados por bondad del Estado o de nuestros gobernantes, sino por la presión que ha hecho el movimiento social de mujeres y el feminismo. Todavía no existen acciones concretas del Estado y de sus instituciones para prevenir, sancionar y reparar la violencia en contra de las mujeres, hay un cuello de botella y debemos seguir presionando en ese sentido.      

- ¿Cómo percibe la situación actual de los feminicidios en Colombia?

En América Latina los casos de Ciudad Juarez son el referente principal del tema. Sin embargo cuando se empieza a observar más detalladamente y a hacerle un seguimiento a las noticias, al periódico, la forma cómo se presentan los homicidios contra las mujeres, se nota que hay un fuerte crecimiento del feminicidio en Colombia: te matan fundamentalmente por ser mujer. Yo estoy de acuerdo con tipificar el feminicidio como un delito y no solo como un simple homicidio, porque además detrás de un hecho tan atroz hay toda una carga cultural, la naturalización de esa práctica que hace aún más grave y delicada la situación.

EL GOBIERNO COLOMBIANO FRENA LOS AVANCES DE LOS DERECHOS DE LAS MUJERES

- ¿Qué opinión le merece el discurso del gobierno actual frente a los derechos de las mujeres?

Hay un cambio en el discurso, en el modo de hacer la política, la diplomacia es mucho más evidente ahora, es un gobierno más político. Pero creo que de fondo el proyecto político es el mismo que tuvimos los ocho años anteriores con Álvaro Uribe.

Específicamente  en lo que tiene que ver con las mujeres y sus derechos, se evidencia la intensión de frenar los pocos avances que hemos venido conquistando en el reconocimiento de nuestros derechos. Las declaraciones del Procurador, las iniciativas legislativas que han impulsado algunos partidos para impedir el cumplimiento de la sentencia C- 355 de 2006 a través de la cual se despenaliza el aborto en tres casos, hace pensar que con este gobierno las mujeres no podemos esperar nada distinto de lo que ha venido sucediendo. Creo que vamos a encontrarnos con iniciativas que intenten frenar las conquistas que hemos logrado.

- ¿Cuál debería ser la agenda política del feminismo colombiano en los próximos años?

Seguir presionando. No podemos bajar la guardia, tenemos que leer las oportunidades que nos presenta el proceso político en el país y no confiarnos de la buena voluntad de unos u otros funcionarios. Nuestro papel tiene que seguir siendo el de la movilización, la acción colectiva, para impulsar iniciativas que lleguen a concretarse.

Hay funcionarios e instituciones completas que no quieren o que supeditan los derechos de las mujeres a marcos confesionales que no deberían tener cabida en un estado laico. Nuestro papel como sujetas políticas en un Estado Social de Derechos es efectivamente seguir presionando en ahondar esas fisuras buscando el reconocimiento de nuestros propios derechos.

- ¿Cuál es la expectativa que tienen de ELCAP? ¿Planean una realización continuada?

En este primer encuentro contamos con alrededor de 600 participantes que vinieron de distintos países de América Latina y de fuera de Bogotá. Hemos conseguido varios objetivos, conocer y visibilizar, como decía al comienzo, esas prácticas cotidianas desde donde las mujeres hacemos resistencia, generamos procesos de incidencia política y de emancipación, procesos que van desde la radiofonía feminista hasta las prácticas de curación y sanación, que muchas veces han sido subordinadas dentro del pensamiento ilustrado.

Notas:
       
(1) Para mayor información sobre el ELCAP, consultar el blog: http://www.elcapfeminista.org/
(2) Para mayor información sobre el XI EFLAC, consultar la página web:
http://www.11encuentrofeminista.org.mx/jf/index.php?option=com_content&task=view&id=61&Itemid=1
(3) Para mayor información sobre el XII EFLAC, consultar la página web: http://www.12encuentrofeminista.org/ 

Tomado de: http://www.feminicidio.net/index.php?option=com_content&view=article&id=1001:el-feminismo-tiene-que-ser-para-mujeres-de-carne-y-hueso&catid=11:entrevista&Itemid=13

Licencia del artículo: Creative Commons - Titular de la Licencia de artículo: FEMINICIDIO.NET

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...