Páginas vistas en total

sábado, 10 de diciembre de 2011

El abuso de un abuelo / Testimonio

Por: Redacción ELTIEMPO.COM

María Victoria Zambrano es una de las víctimas que padecieron algún tipo de violencia en su hogar.

Ella, que es abogada y activista en pro de los derechos de las mujeres, puede dar fe de ello.

Esta mujer vive con el amargo recuerdo de haber sido víctima de todo tipo de violencia desde que era apenas una niña. El victimario, su abuelo materno, la sometía a abusos para descargar la ira con la que siempre permanecía.

"En silencio, escuchaba con cuidado para detectar cuando comenzaba a levantar el tono de voz o arrojaba algún objeto contra el suelo, porque en ese momento sabía que debía salir de mi escondite y desafiarlo para que su ira fuera desahogada hacía mí y no en contra de mi abuelita o de mi hermana", recuerda María Victoria.

Pasaron años para que se atreviera a denunciarlo. Ella pensaba que, para no agravar los conflictos internos que de por sí consideraba insoportables, no valía la pena delatar lo que le estaba sucediendo.

"Una mañana desperté con la pijama mojada; me había orinado en la cama a una edad en la que este hecho resultaba bochornoso.  Esto ocurrió no una sino varias veces y traté a toda costa que nadie lo notara. Sin embargo, el olor me delató. Las reacciones no se hicieron esperar, reprimendas, enojo, recriminaciones. Lejos estaban de imaginar que este era sólo un reflejo de mi cuerpo ante el abuso del cual era víctima. Una respuesta física, en ese entonces, incomprensible para mí".

Años más adelante, 'dejando atrás' lo que había pasado, trató de continuar con su vida normal, pasando por diferentes noviazgos, pero no salió bien librada de uno de ellos. Volvió a ser víctima de maltrato. Su otrora compañero la golpeaba e incluso, un día, estrelló contra sus manos una gran cantidad de huevos con tal fuerza que las cáscaras provocaron varias heridas en sus palmas. "Recuerdo con profunda tristeza que uno de los diplomas de los postgrados que cursé fue recibido con mis manos llenas de pequeñas cortaduras".

Ahora, María Victoria decidida a hacer un alto a tanto abuso, cobró valor y denunció todo lo que había pasado desde su infancia, como víctima y como profesional en Derecho. Su lucha empezó hace casi nueve años, para que ningún tipo de agresión contra la mujer quede impune. "Mi lucha como abogada defensora de las víctimas es una manera de recuperarme" concluye.

Tomado de: http://www.eltiempo.com/violencia-contra-las-mujeres/abuso-intrafamiliar/violencia-contra-la-mujer-en-colombia_10847524-4

Imagen: Solamente me quedó él. Foto tomada por Lina, del Putumayo, para el libro 'Memoria soy yo'.   http://www.eltiempo.com/violencia-contra-las-mujeres/IMAGEN/IMAGEN-10849164-2.png

Licencia del artículo: Copyrigth - Titular de la Licencia de artículo: ELTIEMPO.COM

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...