Páginas vistas en total

lunes, 30 de enero de 2012

Acusan y encarcelan a 3 indígenas por “matar a sus hijos”

Por: Patricia Chandomí, corresponsal

Como crudo ejemplo de la exclusión social, la marginación y la negación de sus derechos reproductivos por parte del gobierno, tres mujeres indígenas están encarceladas en el estado de Chiapas, acusadas de homicidio, por haber sufrido partos o abortos en pésimas condiciones.
  
Carmen, Juana y Rosario son mujeres jóvenes, pobres y analfabetas. No hablan español y han padecido violencia por parte de sus parejas. Las tres están presas en el penal de San Cristóbal de las Casas por el delito de homicidio agravado en grado de parentesco.

“No fueron sentenciadas por aborto, sino por homicidio agravado en grado de parentesco”, explica la abogada defensora Martha Figueroa.

Abunda: “Nosotras (las mujeres) quisimos agravar el feminicidio en grado de parentesco, porque no es lo mismo que te asesine un desconocido a que te mate una persona que ha sido tu compañero; sin embargo para el delito de homicidio por grado de parentesco cuando las procesadas son mujeres, sí aplica hasta con un sólo testigo”.

Figueroa lleva los casos de Carmen, Juana y Rosario; las tres son indígenas choles de la zona norte de Chiapas. “En realidad estas mujeres tuvieron malos partos, todas fueron señaladas de malas madres cuando el que falló fue el Estado por mantenerlas en total marginación y exclusión”, denuncia.

TRATADA COMO ANIMAL

En marzo del 2012 Carmen cumplirá un año en el ala femenil del penal número 5 de San Cristóbal de las Casas. Está en espera de ser sentenciada.

“No tengo el valor ni de matarme”, dice la indígena a Cimacnoticias con ayuda de un traductor. Luego hace una gran pausa y no vuelve a hablar. Sus compañeras de celda la justifican: “Es por el maltrato del marido; le llegó a pegar hasta con leños del fogón en la cabeza, la pateaba como si fuera hombre, como si fuera animal, como si no sintiera nada”.

Su abogada explica: “Carmen ha vivido mucha violencia; eso le ha provocado una visible disminución mental”.

La mujer es madre de cinco niños. Su esposo –de nombre José– la torturó por años, la amenazaba de muerte. Carmen lo denunció en repetidas ocasiones, pero él salía libre “como si nada”.

Durante su sexto embarazo, la indígena se separó de su pareja y comenzó una relación con su cuñado. José le decía que ese hijo que ella esperaba no era de él, y amenazó con matarla junto con el menor de edad en cuanto naciera. “Viví todo el embarazo con mucho miedo; tenía miedo de que nos matara,” cuenta Carmen.

“Como todas las mañanas me fui a la milpa; no sabía que ahí me iba a agarrar el parto… tuve tanto miedo de que llegara él y nos matara que tuve al niño y me puse a gritar para que nos ayudaran, pero como nadie llegaba me arrastré por el campo con mucho dolor y miedo… nadie me ayudó; cuando regresé a buscar a mi hijo ya no estaba; llegó la policía y me trajo a la cárcel por homicidio”.

NI PARA COMER

Juana y su esposo, Caralampio, llevan 10 meses encarcelados. Los dos están acusados de tentativa de homicidio agravado por grado de parentesco.

“Somos muy pobres; había veces que a mis seis hijitos les daba una tortilla al día. Yo decía: ‘mis hijos se me van a morir de hambre’. Ésa era mi preocupación de todos los días; nos poníamos a llorar de tanta pobreza, todos trabajábamos en el campo y no alcanzaba”, relata Juana también en entrevista.

Su parto ocurrió en un cafetal: “Nunca visité doctor ni nada, no podía parar a descansar, había que trabajar todos los días. Trabajando me llegó el niño; nació ahí en el monte, lo dejé arrimado a unas plantas mientras fui a avisarle a mi marido; cuando regresé ya no estaba, pensé que había caído al barranco. Al regresar a mi casa ya nos estaba esperando la policía; nos acusaron de intentar matarlo”.

Prosigue: “Ahí supe que mi hijo vivía; nos lo quitaron. El DIF ya lo dio en adopción… Me siento muy impotente; me preocupan mis hijos. Si con nosotros a duras penas comían, qué es de ellos ahora que su padre y su madre están encerrados”.

NUEVE AÑOS ENCARCELADA

Rosario es originaria de una comunidad de Palenque. Soltera, trabajó de mesera con un embarazo de ocho meses. En el bar donde trabajaba, por órdenes de su patrón, tenía que acompañar al cliente a beber unos tragos.

“Era el único lugar donde me aceptaban con ocho meses de embarazo; ese dinerito me permitía pagar mi cuarto. Ese día dejé de beber en cuanto me sentí un poco mareada. Yo vivía en un cuartito de azotea, donde se subía por una escalera de madera. Iba subiendo cuando me caí y perdí a mi bebé. Ni bien me había repuesto de la pérdida cuando me dijeron que yo debía ir a la cárcel por matar a mi hijo”, cuenta.

Rosario fue sentenciada a 15 años de prisión por “homicidio agravado en grado de parentesco”. Ya lleva nueve años en la cárcel.

En ese tiempo, ella aprendió español y hoy puede contar su historia sin ayuda de un traductor. Rosario se embarazó un par de veces en el penal, pero ninguno llegó a buen término por su deficiente estado de salud. Ella suspira por sus dos hijos que dejó antes de ingresar al penal.

La abogada Martha Figueroa comenta: “Las autoridades juzgaron a Rosario por el contexto. Como era sola, pobre y trabajaba de mesera, dieron por hecho que le estorbaba tener un hijo. Es absurdo esperar ocho meses y después dejarte caer de una escalera que pone en peligro tu vida misma”.

SIN DERECHOS

La defensora subraya que en los tres casos de estas mujeres presas está clara la misoginia y el castigo corporal y social a las más pobres e históricamente marginadas. Por ello, Figueroa exige su liberación inmediata.

Advierte que con estos encarcelamientos el Estado mexicano violenta la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, en lo referente a que tiene la obligación de garantizar el acceso a servicios de atención médica y planificación familiar a las mujeres.

Además incumple en el otorgamiento de servicios apropiados para atender el embarazo, parto y puerperio de manera gratuita –cuando sea necesario–, así como la nutrición adecuada para las mujeres durante el embarazo y la lactancia.

Tomado de: http://www.cimacnoticias.com.mx/site/12012703-CAMPANA-PERIODISTAS.48852.0.html  

Imagen tomada de: http://ramirezarriola.files.wordpress.com/2011/11/ricardoramirezarriola5a.jpg

Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo: CIMAC

Comentarios, sugerencias y opiniones sobre esta entrada y sobre el contenido del blog, por favor escribir a aliciaguevara10@gmail.com

domingo, 29 de enero de 2012

¡Felicitaciones, Uruguay!


Por: Florence Thomas*

Gracias a Uruguay, tenemos ya 57 países que permiten a las mujeres decidirse por un aborto legal.

Un buen inicio de año en América Latina para la autonomía de las mujeres, y en este caso para su posibilidad de decidirse por un aborto legal, seguro y oportuno. Efectivamente, Uruguay acaba de legalizar el aborto por cualquier razón y por simple demanda de una mujer durante las 12 primeras semanas gestacionales.

Eran 56 países del mundo en esta situación -es decir, casi el 40 por ciento de la población del mundo- y hoy, gracias a Uruguay, tenemos ya 57 países que permiten a las mujeres decidirse por un aborto legal, si así lo desean; y poco a poco seguirá aumentando esta cifra. Tal vez pronto se unirá Argentina, que se encuentra en los primeros debates legislativos con éxito hasta ahora.

Mientras tanto, felicitaciones a las mujeres de Uruguay, país que se vuelve referencia para nosotras las colombianas y que nos anima a seguir luchando por una causa justa porque reconoce los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos fundamentales de las mujeres.

Por cierto, sabemos que la Iglesia, los católicos duros y los sectores de derecha de nuestro país seguirán oponiéndose a tales propósitos. Lo sabemos y, diría más, lo entendemos más aún cuando las prescripciones del derecho canónico son más liberales de lo que se supone y la opinión pública no esté enterada de esto. Pero, claro, sabemos también que a los representantes de Dios sobre la Tierra no les gustan ni la autonomía ni la felicidad de las mujeres. Sin embargo, hemos aprendido, poco a poco y a veces con un costo enorme, a ser felices y a llenarnos de argumentos válidos para defender muestras voces y nuestro derecho a decidir.

Lo vivimos en el mundo y lo vivimos en América Latina, cuando muchos países se encuentran debatiendo un tema tan espinoso como la legalización del aborto. Y quiero apuntar aquí que no hablo de la despenalización total de los abortos, que consistiría simplemente en derogar las actuales leyes que lo prohíben, sino de su legalización, que permite el aborto pero dentro de un sistema normativo de indicaciones y de circunstancias, como por ejemplo el número de semanas permitidas para abortar legalmente.

Por supuesto que existirán siempre uniones de credos contra el aborto, como han existido y seguirán existiendo para impedir que hombres y mujeres del mundo podamos vivir mejor nuestra humanidad. Lo sabemos y esto es la sal y la esencia misma de la democracia y de nuestra militancia que, sin este ingrediente, no tendría sentido. Somos conscientes de esto, pues cada vez que damos un paso adelante en relación con nuestro derecho a la autonomía, ha sido necesario prepararnos en conciencia, llenándonos de sólidos argumentos de derechos humanos para avanzar con solidez y determinación en este campo, un avance que poco a poco tendrá que salir del ámbito religioso. Porque para nosotras es muy claro que los problemas de fe son problemas íntimos y del fuero interno, que yo respeto profundamente.

Siempre he defendido la objeción de conciencia individual, y defenderé hasta dónde puedo hacerlo, el hecho de que exista oposición, inteligente y argumentada, a la autonomía de las mujeres. Solo así tiene sentido nuestra marcha adelante relativa a nuestra nueva manera de habitar el mundo, pues hace menos de un siglo que las mujeres, ni siquiera todas, tienen derecho a la palabra, a la ciudadanía y a algún grado de autonomía.

Entonces, una vez más, felicito a las mujeres uruguayas y a Uruguay entero, pues nos dan el ejemplo y serán un referente para nosotras durante este 2012.

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Tomado de: http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/florencethomas/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-10956361.html, 17/01/12

Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo: ElTiempo.com

Comentarios, sugerencias y opiniones sobre esta entrada y sobre el contenido del blog, por favor escribir a aliciaguevara10@gmail.com

Desafíos y compromisos con las mujeres


Por: Florence Thomas*    

El ejercicio real de los derechos de las mujeres sigue siendo un desafío para el país.

Los años nuevos son solo fechas y a veces sabemos que todo seguirá más o menos igual. Sin embargo, estos días siguen siendo emblemáticos y nos permiten seguir soñando con un mejor mundo. Sí, las utopías y los sueños nos sirven, tal vez, para seguir caminando hacia un horizonte que sabemos lleno de desafíos. Iniciamos el mítico 2012 con cataclismos anunciados e interpretaciones fantasiosas; se vuelve imprescindible entonces privilegiar las posibilidades de la vida y hacer augurios que se convierten en desafíos, en este caso para la autonomía de las mujeres colombianas.

En este sentido, la equidad de género y el ejercicio real de los derechos de las mujeres siguen siendo un desafío para el país, sus ciudades y municipios. Esto requiere una clara voluntad política de los muchos gobernantes y de las aún demasiado escasas mujeres en las gobernaciones y alcaldías, que deberá traducirse en planes de desarrollo, presupuestos sensibles al género y programas específicos que impulsen su representación política en el ámbito público.

Ya en muchos países del mundo se está hablando de paridad política entre hombres y mujeres. En Colombia estamos aún lejos de acercarnos al 30 por ciento reconocido como masa crítica mínima necesaria para fomentar la igualdad política entre mujeres y hombres. Por esto mismo, trabajar por que la paridad sea una realidad en todos los espacios decisorios es hoy una prioridad inaplazable.

Otro desafío que nos alerta es vigilar la reglamentación y el cumplimiento de las normas que en las últimas décadas han significado avances para la vida de las mujeres, desde las referidas a la eliminación de todas las formas que las discriminan (Ley 51 de 1981), pasando por las diversas disposiciones orientadas a prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres (Ley 1257 del 2008), hasta la más reciente contra la discriminación salarial, que acaba de ser sancionada por el Presidente de la República a fin de lograr la igualdad en los salarios de hombres y mujeres.

Con este propósito, recordemos la persistencia de estadísticas que demuestran que cuando un hombre gana 100 pesos, una mujer gana entre 75 y 85 pesos por el mismo trabajo y con la misma hoja de vida.

Si bien reconocemos que logramos progresos en la sensibilización de la opinión pública y de los medios acerca de los derechos de las mujeres, el desafío sigue siendo enorme. Lograr quebrantar este sino de tolerancia cultural, social e institucional que existe en el país en relación con las violencias contra las mujeres debe orientar sin cansancio esfuerzos tanto del Estado y de los gobiernos locales por medio de firmes y decididas políticas institucionales, como de toda la comunidad.

Es urgente seguir asumiendo que las mujeres tenemos derecho -un derecho incuestionable- a una vida libre de violencias, libre de temores y de miedos. Todas y todos debemos contribuir a esto.

Por cierto, en esta época de cambios de autoridades territoriales en todo el país, otro desafío es garantizar que no se opere ningún retroceso en lo ya adquirido e impulsar y poner en marcha nuevas estrategias que logren el pleno ejercicio de la ciudadanía de las mujeres. Crear la Secretaría de las Mujeres en el Distrito Capital es ya un compromiso.

Gobernantes: las mujeres estaremos en constante ejercicio de vigilancia activa ante los desafíos para el cuatrienio que comienza y que deberá significar una Colombia más habitable para todas.

Hoy ya sabemos que cuando las mujeres avanzan en el ejercicio de sus derechos avanzan el país y quienes lo habitan.

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Tomado de: http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/florencethomas/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-10933957.html, 03/01/12

Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo: ElTiempo.com

Comentarios, sugerencias y opiniones sobre esta entrada y sobre el contenido del blog, por favor escribir a aliciaguevara10@gmail.com

Comunicado tras el encuentro con la delegación de la iniciativa de mujeres galardonadas con el premio nobel


Por: Iniciativa de Mujeres Nobel, Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, Asociadas por lo Justo (JASS) y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan

Texto del comunicado de prensa emitido el lunes 23 de enero por la Iniciativa de Mujeres Nobel, Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, Asociadas por lo Justo (JASS) y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, en el marco del encuentro entre la Delegación de la Iniciativa de Mujeres Galardonadas con el Premio Nobel, encabezada por Jody Williams, Premio Nobel de la Paz en 1997 y Lisa VeneKlasen, Directora de Asociadas por lo Justo con mujeres indígenas y defensoras de derechos humanos del estado de Guerrero, provenientes de las regiones de la Montaña, Costa Chica y Costa Grande en la ciudad de Chilpancingo.

Delegación de la Iniciativa de Mujeres Galardonadas con el premio Nobel sostienen encuentro con Mujeres Defensoras de Derechos Humanos del estado de Guerrero
   
Chilpancingo, Guerrero, México a 23 de enero de 2012.

El día 23 de enero de 2012, en Chilpancingo Guerrero, la Delegación de la Iniciativa de Mujeres Premio Nobel encabezada por Jody Williams, Premio Nobel de la Paz en 1997  y Lisa VeneKlasen, Directora de Asociadas por lo Justo, acompañadas por mujeres periodistas, cineastas, artistas escénicas, activistas indígenas y defensoras de derechos humanos de Estados Unidos y Canadá, sostuvieron un encuentro con más de 30 mujeres defensoras de derechos humanos del estado de Guerrero en el evento denominado “Urdiendo nuestras luchas con nuestros derechos”.
 
La visita al estado de Guerrero, forma parte de la agenda de trabajo y reuniones que la delegación está llevando a cabo en nuestro país del 22 al 25 de enero, con defensoras de derechos humanos y autoridades del Poder Ejecutivo y Judicial, la cual está siendo coordinada por Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, Asociadas por lo Justo (JASS) y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.
 
Durante el encuentro que sostuvieron las delegadas internacionales en Chilpancingo,pudieron escuchar los testimonios de mujeres que denunciaron los impactos de la militarización, que en Guerrero han significado tortura y violación sexual, en una continuidad de violencia que se remonta a las décadas en las que la desaparición forzada fue usual en Guerrero. Igualmente, escucharon la palabra de mujeres quienes padecen las consecuencias de la política de seguridad contra el narcotráfico, y quienes remarcaron cómo esas medidas afectan de un modo diferenciado a las mujeres indígenas, siempre más expuestas por su propia identidad. También pudieron conocer los testimonios de mujeres que han enfrentando amenazas y riesgos por denunciar violaciones de derechos humanos y la ausencia de mecanismos efectivos de protección que el Estado Mexicano se encuentra obligado a otorgar.
 
Por su parte, mujeres indígenas provenientes de las regiones de la Montaña y la Costa Chica de Guerrero denunciaron la violencia y discriminación estructural que enfrentan; la ausencia de accedo a educación y salud; así como la discriminación que padecen ante los “impartidotes de justicias” en un contexto marcado por la pobreza. También escucharon los testimonios de las mujeres indígenas forzadas a migrar hacia el norte del país como mano de obra barata de las grandes plantaciones y la ausencia de medidas de supervisión en los campos agrícolas en los que trabajan.
 
Finalmente, la Delegación también se entrevistó con una comisión de estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, a quienes externaron su enérgico rechazo por las violaciones de derechos humanos cometidas en su contra el pasado 12 de diciembre y respecto del cual sumaron su voz a la exigencia de justicia reclamada por las víctimas y las organizaciones guerrerenses.
 
Durante el encuentro la Delegación externo su preocupación al atestiguar que con frecuencia, en México se crean instituciones con facilidad y se reforman leyes de acuerdo a los más altos estándares de derechos humanos, pero que éstas no inciden en transformar las causas estructurales de la discriminación y la violencia. Confirmando que si esto es una constante en todo el país, lo es mayor medida y de una manera mucho más dramática, en una entidad azolada por la pobreza y la exclusión como Guerrero.
 
Asimismo, denunciaron que la violencia contra las mujeres atraviesa en su totalidad las relaciones sociales en el estado de Guerrero, sin que las instituciones y las políticas públicas iniciadas estén abatiendo esta realidad. Antes bien, la actual crisis de violencia ahonda este patrón.
  
En virtud de los testimonios presentados, la Delegación de la Iniciativa de las Mujeres Nobel se comprometió a presentar un informe con recomendaciones dirigidas a los gobiernos en la región, así como a los tomadores de decisiones en los Estados Unidos y Canadá. Otras acciones de seguimiento incluirán eventos y difusión destinados a aumentar la visibilidad de las defensoras de derechos humanos en la región y lograr un compromiso de los gobiernos, así como de la comunidad internacional, para poner fin a la violencia contra las mujeres.
  
Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, Asociadas por lo Justo (JASS) y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

Tomado de: http://awid.org/esl/Las-Noticias-y-Analisis/Temas-y-Analisis/Comunicado-tras-el-encuentro-con-la-Delegacion-de-la-Iniciativa-de-Mujeres-Galardonadas-con-el-Premio-Nobel, 24/01/2012

Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo: Iniciativa de Mujeres Nobel, Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, Asociadas por lo Justo (JASS) y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan

Comentarios, sugerencias y opiniones sobre esta entrada y sobre el contenido del blog, por favor escribir a aliciaguevara10@gmail.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...