Páginas vistas en total

martes, 10 de enero de 2012

Femismo’ y ‘femicidio'

Por: Víctor Hurtado Oviedo

La absurda “palabra” ‘femicidio’ aparece en una ley de Costa Rica que sanciona la violencia inferida a las mujeres. Tal norma es la ley n.° 8.589, titulada Penalización de la violencia contra las mujeres; en ella se establece:

“Artículo 8.°. Circunstancias agravantes generales del delito. Serán circunstancias agravantes generales de las conductas punibles descritas en esta ley, con excepción del delito de femicidio, y siempre que no sean constitutivas del tipo, perpetrar el hecho: […]”.

‘Femicidio’ también aparece en el artículo 21.°.

Debe de ser interesante la historia de cómo vino a parar un término etimológicamente tan disparatado en una norma jurídica que –se supone– se redacta con apego a las normas y a la lógica del idioma. En todo caso, aquí solamente nos referiremos al error gramatical que encierra ‘femicidio’.

La palabra correcta es ‘feminicidio’. ‘Femicidio’ es un error. En ambos casos se alude a la muerte de una mujer, muerte causada por otra persona. Los significados de esa palabra suelen ser estos:

1. En el sentido más lato, ‘feminicidio’ y ‘femicidio’ son la muerte inferida a una mujer. Puede ser causada por un hombre, pero también por una mujer, o por varias personas. Puede no haber intención asesina (puede ser una muerte accidental). Puede carecer de motivos sexistas.

2. En un sentido más restringido, es un asesinato cometido por motivos sexistas (por odio o por desprecio contra las mujeres). Se supone que solo lo cometen un hombre o varios hombres (se presume que ninguna mujer es culpable del crimen).

3) En un sentido más social o político, es un crimen reiterado, sistemático (como el genocidio o la “limpieza étnica”). Se supone entonces que el  ‘feminicidio’ o el ‘femicidio’ son resultados de una política de un Estado o de grupos sociales (por ejemplo, de bandas de delincuentes). En esta acepción puede entrar también la lenidad del Estado en castigar los asesinatos cometidos contra las mujeres (el Estado peca por inacción).

Esos significados no se excluyen necesariamente: pueden coexistir. También pueden crearse otras acepciones.

Ni ‘feminicidio’ ni ‘femicidio’ constan en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE).

El problema con ‘femicidio’ es que le falta una sílaba: ‘-ni-’. La palabra completa es ‘feminicidio’. Se forma con la raíz latina ‘femin-’, el interfijo conectivo ‘-i-’ y el sufijo ‘-cidio’ (del verbo latino ‘cædere’, matar).

La palabra latina ‘femina’ equivale a ‘mujer’. Su raíz es ‘femin-’. Se dice que es la raíz porque no pueden quitársele más letras en el final; si se le restan, tal raíz pierde sentido. Las inexistentes “raíces” ‘femi-’ y ‘fem-’ carecen de significado.

De la raíz ‘femin-’ se derivan palabras cultas (no populares), como ‘feminismo’, ‘femineidad’, ‘afeminar’, etcétera. También se derivan términos de origen popular, que cambian la ‘-i-’ por una ‘-e-’: ‘femenino’, ‘femenil’, etcétera (etimológicamente deberían ser ‘feminino’, ‘feminil’, etcétera).

A partir de la raíz ‘femin-’, el asesinato cometido contra una mujer solamente puede ser ‘feminicidio’ (femin-i-cidio), nunca ‘femicidio’.

El erróneo término ‘femicidio’ deriva de la palabra inglesa ‘femicide’, publicada impresa en 1801. ¿Cuál es el origen mental de ‘femicide’?: la ignorancia. El inventor o la inventora de ‘femicide’ ignoraban la forma de crear palabras a partir de raíces latinas; es decir, ignoraban que las raíces no deben perder letras a capricho, de modo que ‘femin-’ no debe reducirse a ‘femi-’.

El resto de la historia fue un contagio. Por ignorancia y por pereza por salir de la ignorancia, otras personas usaron el ridículo término ‘femicide’, que se tradujo a diversos idiomas. En español dio origen al absurdo ‘femicidio’. Hubiera sido fácil traducirlo como ‘feminicidio’, pero a nadie se le ocurrió al principio. Sin embargo, con el tiempo, en muchos países hispanohablantes se emplea ya ‘feminicidio’ (aunque en competencia con ‘femicidio’).

No sabemos si –para alguien– ‘femicidio’ “no significa lo mismo” que ‘feminicidio’, pero no nos sorprendería que alguna persona haya inventado tal diferencia, gramaticalmente insostenible.

Una prueba más del absurdo origen de ‘femicidio’: si esta pseudopalabra estuviese bien formada, habría que decir también ‘femismo’ y ‘femista’ en vez de ‘feminismo’ y ‘feminista’.

El invento ‘femicidio’ no está solitario en su infelicidad: hay otros que faltan al respeto a las raíces. El “verbo” ‘priorizar’ debe ser ‘prioritarizar’ (hacer prioritario algo). ‘Priorizar’ equivale solamente a “fabricar priores (jefes de conventos)”. Otro caso es ‘hidrocarburo’, que debe ser ‘hidrogenocarburo’.

En el lenguaje existen las reducciones de palabras por la eliminación de letras; son los metaplasmos por detracción. Así, ‘Ferdinando’ dio origen a ‘Fernando’, ‘Natividad’ terminó en ‘Navidad’, y ‘simpatético’ acabó en ‘simpático’. No obstante, estos cambios son históricos, de largo plazo: no nacieron reducidos. Estas palabras se llaman ‘síncopas’. Hay otros dos metaplasmos por detracción o reducción: las apócopes y las aféresis.

No debe argüirse que 'femicidio' está bien porque "así habla la gente". En realidad, la gente sí puede terminar hablando así, pero hablando mal por culpa de quienes habitualmente mencionan el 'femicidio'. Peor aún: si 'femicidio' aparece en una ley, ¿cómo esperan que se escriban los alegatos judiciales que se refieran al feminicidio? Usando la palabra errónea porque erróneamente está en la ley. Cuanto más se escriba 'femicidio' en tales documentos, más se extenderá el contagio antigramatical en la sociedad. No es, pues, este un caso de "error popular", sino de error inducido más o menos conscientemente por un número pequeño de personas: ciertas feministas y todos los diputados.

Es evidente que ‘femicidio’ no es un término reducido por desgaste histórico: nació mal. ¿Qué hace metido en una ley?

Tomado de: http://www.nacion.com/MenuEspeciales/Blogs/Ancora/El-Uso-de-la-Palabra/Enero-2012/-Femismo--y--femicidio-.aspx?show=true#confirmation

Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo: Grupo Nación GN, S.A.

Comentarios, sugerencias y opiniones sobre esta entrada y sobre el contenido del blog, por favor escribir a aliciaguevara10@gmail.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...