Páginas vistas en total

jueves, 23 de febrero de 2012

Denuncia: Persiste utilización del cuerpo de mujeres y niñas en el marco del conflicto armado interno


Por: Natasha Pitts, Periodista de Adital

Las colombianas, sobre todo las indígenas, continúan siendo violentadas, asediadas, secuestradas, engañadas y usadas como estrategia de guerra en el contexto del conflicto armado interno que el país enfrenta desde comienzos de 1960. Aún siendo concientes de esta realidad los tomadores de decisión no han mostrado interés en asegurar una vida digna y segura para ellas. Por eso, la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (Caoi) denuncia las embestidas criminales contra las indígenas y exige el fin de la impunidad.

De acuerdo con la Caoi, la violencia sexual es el delito que predomina. Y no sólo son culpables los miembros de grupos ilegales, sino también los de Fuerzas Públicas por robarles la paz a las mujeres indígenas. Las incursiones en tierras indígenas siempre vienen acompañadas de delitos como prostitución forzada, violaciones, esclavitud sexual y ‘enamoramiento como táctica de captación de la población por medios de sus mujeres’.

La coordinadora Andina, apoyada en informaciones del Consejo Nacional de la Mujer de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic), creado en 2007 y constituido por diez mujeres indígenas representantes de las regiones, aclara que muchas veces "la violencia sexual se comete con el fin de intimidar, controlar, fraccionar, ‘castigar’ a los pueblos y comunidades, y a las y los líderes de las organizaciones indígenas, pero forma parte también de la estrategia de control militar sobre el territorio”.

El Estado colombiano conoce esta realidad y ya firmó tratados y convenciones nacionales e internacionales, también recibió recomendaciones de organismos de Derechos Humanos, pero la situación parece cristalizada y la omisión reina mientras jóvenes y adolescentes son violentadas, muertas y padecen abortos indeseados.

En poquísimos casos hay investigación, y cuando eso sucede las mujeres son incriminadas por las instituciones que investigan, los hombres niegan y la impunidad se enseñorea. En virtud de esto, muchas ni llegan a denunciar lo que sufrieron.

En el Informe de la Misión Internacional de Verificación de los Derechos Humanos de las Mujeres Indígenas en el Departamento de Cauca (2005) se muestra que muchas veces los casos ni llegan a salir de la comunidad indígena, pues el honor de una mujer y de su familia puede verse afectada en el caso que actos de agresión y violencia sexual sean hechos públicos. Vergüenza, aislamiento y estigmatización social pueden pesar sobre una mujer que sufrió en las manos de soldados de ejércitos legales o ilegales.

Así, muchas mujeres quedan marcadas para siempre y guardan para sí los efectos de la violencia sufrida. Además, los traumas psicológicos pasan a ser parte de su vida, así como enfermedades sexualmente transmisibles, el VIH/Sida y el prejuicio padecido por ella y sus familias dentro de la comunidad indígena.

La Caoi repudia la complicidad del Estado colombiano, critica la falta de acción de los órganos responsables de las investigaciones y revela que el racismo contra las indígenas por parte de los funcionarios encargados de atender los casos también contribuye a la impunidad.

"Esta situación demanda de forma urgente que las entidades encargadas de la atención a mujeres víctimas de violencia sexual cuenten con un enfoque de atención diferencial, que hasta el momento es inexistente”, critica la Coordinadora Andina.

Concientes de sus derechos, las mujeres indígenas no se quedan sólo en el campo de los reclamos, ellas tienen propuestas concretas para enfrentar la violencia sexual y las demás vulneraciones a sus derechos humanos y los de sus comunidades.

Además de exigir el cumplimiento de las recomendaciones emitidas por las instancias de Derechos Humanos, piden la realización de investigaciones y el castigo a los violadores de DH, en especial de los que atacaron a niñas y mujeres indígenas. También demandan la desmilitarización de sus territorios y la salida de los paramilitares. Piden programas de atención a las mujeres y niñas agredidas sexualmente, además de la garantía de que las comunidades indígenas desplazadas puedan retornar a sus tierras con seguridad y dignidad.

Traducción: Daniel Barrantes

Tomado de: http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?lang=ES&langref=ES&cod=64601

Licencia del artículo: Creative Commons - Titular de la Licencia de artículo: ADITAL

Comentarios, sugerencias y opiniones sobre esta entrada y sobre el contenido del blog, por favor escribir al correo electrónico: aliciaguevara10@gmail.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...