Páginas vistas en total

viernes, 3 de febrero de 2012

La larga lucha de las mujeres Arabo-musulmanas

Por: Saida Boudaghia

El mundo Árabe se  centra en la península arábica que comprende a la actual Arabia Saudita, Yemen, Kuwait, Emiratos árabes Unidos, Qatar, etcétera. El Islam nació en 640 dC. en la Meca, Arabia,  fundado por el profeta Mohamed.

Paulatinamente y a través de la predicación y las conquistas, la religión Islámica se extendió a la parte asiática (Malasia, India, Irán, Afganistán y Pakistán).

A lo largo de la historia en el continente Africano; tanto en la parte central, como a la oriental África del norte que comprende Argelia, Marruecos, Tunes, Libia y Egipto, su población profesaba otras religiones antes de ser musulmana en el siglo 8, como el cristianismo, el judaísmo, y otras.

En la Europa actual; los Balcanes, Bosnia, Chechenia y Albania, parte de la población profesa la religión musulmana. En España el Islam se mantuvo 8 siglos; el-Andaluz; de las tres religiones y las tres culturas; la judía, musulmana y la cristiana, cohabitaron en armonía  durante miles de años.

Hablando de oriente medio; Jordania, Palestina, Líbano, la mayoría de los originarios son árabes. Pero no todos son confesos al Islam; en el  Líbano solo 50 por ciento son musulmanes, el resto son cristianos, judíos, drusos. 

La cifra de los musulmanes en todo el mundo oscila entre mil 200 millones; los árabes solo representan el 20 por ciento-- esta  cifra  representativa pone en evidencia que el mundo árabe-musulmán, se refiere a países que adoptaron la religión musulmana pero no son países árabes. Y cuando hablamos de la mujer árabe- musulmana, nos referimos a las mujeres de la península arábiga  como las persas. 

LA LUCHA POR LA EMANCIPACIÓN

El feminismo, llegó a las sociedades islámicas a principios del siglo XX, entonces no se denominaba el feminismo, sino la liberación y la emancipación de la mujer. En Irán durante la revolución constitucional (1906-1911) surgieron grupos reformistas que planteaban reformas sociales, jurídicas, y políticas, la mayoría integrados por hombres, pero las  mujeres también crearon movimientos a través de los cuales  revindicaban sus derechos básicos: como el derecho a la educación, a un estatus jurídico que les favoreciera, etc.

Pero tanto el Estado, como los grupos de poder religioso no se  interesaban  por los avances de las mujeres, ni de sus movimientos y acabaron controlándolos y apropiándose de ellos. Esto pasó también en Irán, Turquía y otros.

CONTRA EL COLONIALISMO

En 1882, Egipto se convierte en colonia inglesa, y a principios del siglo XX el nacionalismo estaba en auge; las mujeres y  hombres se centraron en la lucha para liberar al país y recuperar la soberanía, todos los dirigentes de los partidos nacionalistas eran hombres, pero les hacía falta integrar a mujeres en la causa.

Para conseguirlo, les ofrecían ocuparse de secciones femeninas dentro de los espacios dirigidos por ellos, así crecía el número de militantes mujeres y su participación tenía más mérito en el movimiento nacionalista egipcio.

A través de las mencionadas formaciones nacionalistas las militantes lanzaban discursos y llamados para liberar al país, y al mismo tiempo, realizaban acciones a favor de la independencia y la emancipación de las mujeres con el argumento de que la dominación patriarcal es igual al dominio imperialista.

Estaban convencidas de que no puede haber liberación del país, sin la liberación de sus mujeres. Ellas veían que estaban reprimidas de parte de la sociedad patriarcal, además estaban ya cansadas y  saturadas de las ataduras del legado cultural y de las tradiciones.

Y aún lejos de desatarse de la religión y del peso de la tradición, tanto en Egipto como en todo el mundo árabe-islámico, el debate se formulaba  en torno a si resultaba compatible la liberación de la mujer y los principios del Islam. Este debate imperaba en la sociedad de entonces, y persiste hasta hoy en día.

En Líbano, Nazira Zaino A-din (quien nació en 1905) fue la primera que ofreció una reinterpretación de los textos religiosos en defensa de la mujer. En 1928 publicó su primer libro.

La publicación fue una denuncia a la represión del  patriarcado que ella consideraba injusta y contraria a los principios del Islam. El texto incitó a más de una manifestación en su contra, y tuvo amenazas  por los grupos religiosos más radicales.
   
Después de la segunda guerra mundial, la mayoría de los países árabe musulmanes estaban colonizados por grandes potencias europeas, el impacto del nacionalismo, el socialismo, y la modernidad que aparentaba el colonialismo incitaron a que, las mujeres urbanas  y de toda clase: media y alta y sobre todo las que estaban recluidas en los espacios privados, empezaran a reclamar su participación en la vida pública. Numerosas mujeres, incluso campesinas, emprendieron junto a los hombres luchas de liberación de sus países.

ARGELIA
   
A Argelia le costó un millón de muertos la guerra de la liberación. El colonialismo francés duró un siglo y 30 años. Las mujeres tuvieron que organizarse y luchar junto a los hombres. Muchas de ellas sacrificaron su vida bajo la tortura del ejército francés, es el caso de Jámila Bouhayr. Y parece ser que las argelinas tuvieron menos suerte que otras mujeres del mundo árabe-musulmanas, ya que hasta la actualidad siguen sufriendo la manipulación del poder masculino.

A partir de 1935 el partido del Frente Nacional de Liberación (FNL) creó muchas células femeninas en su interior, colocando al frente hijas o esposas de militares. En 1947 crean la Asociación de mujeres musulmanas de Argelia (AFMA); cuando llegó la independencia en 1962, los hombres se deshicieron de todas las mujeres que operaban en el escenario social, militar, o político con el pretexto de que sus lugares estaban en sus casas cuidando a sus familiares e hijos. Ninguna ha sido reconocida por su papel activo en la liberación del país.   

TÚNEZ

En Túnez la suerte de las mujeres estaba echada. Justo después de la independencia en 1956, el presidente Habib Bourguiba les fue coronando con derechos jurídicos de lo más avanzado de todo el mundo árabe-musulmán. El código de la familia les otorgaba  más derechos, sobre todo en lo que se refiere la relación de cónyuges, por ejemplo se abolió la poligamia para que los hombres no se casaran con más de una mujer. Aunque la vida de las tunecinas tampoco fue fácil, ya que durante el protectorado francés tuvieron que librar luchas y batallas sin fin.

En primer lugar contra la alfabetización, porque consideraban que la educación es esencial para la emancipación de las mujeres. En 1944 se crearon dos organizaciones femeninas de obediencia  comunista: unión de mujeres Túnez y unión de jóvenes Túnez, que se dedicaban a lanzar grandes campañas para sensibilizar a las familias hacia la secularización de las hijas e hijos.

Es preciso comentar que la lucha de las mujeres del mundo musulmán fue parecida tanto en los países del Magreb como en  Oriente próximo, donde han ofrecido fuertes luchas con el fin que la sociedad patriarcal reconozca la condición femenina.
   
MARRUECOS

En Marruecos, el primer movimiento femenino organizado nació en 1947, bajo la colonia de Francia y España. Al igual que otros países norte africanos, los grupos y organizaciones de mujeres  marroquíes, salen a la luz impulsados por partidos políticos independentistas.

Este  grupo adopta las labores y acciones, que más caracterizan a la población femenina de entonces, que consiste en  realizar obras de caridad  ayudando a las mujeres y hombres más necesitados, y luchar contra el analfabetismo que alcanzaba al 90 por ciento de la sociedad.

Gradualmente, este grupo de mujeres aspira a la modernidad  teniendo muy claro el objetivo de presentar un proyecto de reforma basado en incentivar  a las mujeres a  desprenderse de las tareas domésticas y reclamar su derecho a compartir el espacio público, que nunca antes, habían soñado en conquistar.

Un espacio especialmente masculino y en el que ellas se hacían notar sólo cuando iban al hammam público, o cuando eran invitadas a casas de allegados o familiares  para las celebraciones de bodas o de nacimientos de hijos, siempre acompañadas por hombres de la familia. El harem es donde pasaban sus largos días de verano, y lo más duros del invierno.

Se acabó el pensamiento arcaico para muchas de las mujeres marroquíes. En los años 50 se abrieron más caminos hacia la emancipación. En 1962 se sumaron a las mujeres de Argelia y Túnez para crear la Unión Nacional de Mujeres Marroquíes, que tenían como objetivo velar por los avances de jurídicos, sociales, y educativos de las mujeres.

Varios avances han celebrado hasta hoy, han conquistado muchas reformas en el ámbito jurídico, el más reciente fue en 2004, con la modificación de (la modawana) el status de la mujer, que ha sido en su totalidad a favor de ellas.

Tomado de: http://www.cimacnoticias.com.mx/site/10051910-La-larga-lucha-de-l.42583.0.html  

Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo: CIMACnoticias

Comentarios, sugerencias y opiniones sobre esta entrada y sobre el contenido del blog, por favor escribir a aliciaguevara10@gmail.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...