Páginas vistas en total

lunes, 16 de abril de 2012

Violencia sexual en el conflicto ¿Por qué la impunidad?


Por: Andreas Forer

Muchos son los crímenes que se comenten en medio de un conflicto armado.

Pero, por diversas razones como el tipo de violencia que se ejerce, el tipo de derecho que se vulnera, las consecuencias a largo plazo para las víctimas, o la crueldad de la acción, algunas acciones se consideran más graves, o generan un rechazo más explícito de la sociedad. Es el caso de la violencia sexual contra las mujeres, o, en su versión más depurada, violencia basada en género.

Colombia no ha sido la excepción a este flagelo. Cifras de organizaciones como Oxfam, hablan de cerca de 500.000 mujeres víctimas de violaciones, acoso o prostitución forzada en medio del conflicto armado, en una muestra de sólo 10 años.

Lamentablemente, la respuesta de la justicia no ha sido la mejor: obstáculos como la intimidación de las víctimas que impide la denuncia de los hechos, o la presión de los grupos armados sobre fiscales y jueces, han dificultado el accionar del aparato judicial.

Sin embargo, cuando esas situaciones se han superado y se ha logrado que las víctimas denuncien y que las investigaciones se lleven a cabo en lugares sin intimidación aparente -como se ha conseguido parcialmente en el proceso de Justicia y Paz-, nuevos obstáculos han aparecido, o mejor, algunos han querido que aparezcan.

Me refiero a interpretaciones jurídicas sobre la responsabilidad penal de los jefes de quienes cometen delitos como accesos carnales violentos u otros que atentan contra la libertad sexual.

Sucede que según las confesiones de los desmovilizados y las investigaciones de la Fiscalía, la gran mayoría de los responsables directos en los delitos de violencia sexual cometidos por grupos paramilitares, están muertos o no participan en el proceso de Justicia y Paz.

Con este panorama surgen dos tesis jurídicas enfrentadas: según la primera, no es posible responsabilizar por esos hechos a ningún jefe de un grupo porque no se cuenta con el ‘autor directo’, necesario en delitos “de propia mano”, como el acceso carnal violento. La tesis de los “delitos de propia mano” consiste en que ciertas conductas sólo pueden ser ejecutadas por quien desarrolla literalmente la acción descrita en el código penal. Es decir, si la conducta dice: “el que realice acceso carnal con otra persona mediante violencia…”, entonces sólo será responsable en calidad de autor, quien, en efecto, realice el acceso carnal.

La segunda tesis, enseña que es posible responsabilizar a otras personas aunque no hayan sido actores directos, en especial, los comandantes o mandos jerárquicos de las organizaciones armadas, por cuanto podría probarse que los hechos hacían  parte del plan del grupo. Pero incluso si esos actos no son parte de un plan, se puede atribuir los delitos a los responsables del grupo siempre y cuando se establezca que podía preverlos. Es decir, es suficiente con que el comandante o superior jerárquico sepa que como consecuencia del actuar criminal de la organización, se derivan o se puedan derivar hechos de violencia sexual a partir del plan establecido, para que pueda imputarse como autor mediato, forma de responsabilidad aceptada en Colombia en múltiples fallos de la Corte Suprema de Justicia.

Ya que el Derecho no es una ciencia exacta donde los fiscales y los jueces deban someterse a fórmulas preestablecidas e inmodificables, por el contrario, es posible encontrar alternativas argumentativas ajustadas a la Ley que pueden evitar la impunidad de cientos de miles de hechos.
 
En Twitter: @andreasforer

Tomado de: http://www.elespectador.com/opinion/columna-338266-violencia-sexual-el-conflicto-impunidad

Imagen tomada de: http://www.google.com.co/imgres?imgurl=http://www.limpalcolombia.org/1325/images/stories/Noticias/Septiembre/21%2520(2).jpg&imgrefurl=http://www.limpalcolombia.org/1325/index.php%3Foption%3Dcom_content%26view%3Darticle%26id%3D139:amnistia-internacional-presenta-informe-sobre-la-violencia-sexual-en-colombia%26catid%3D60:noticias%26Itemid%3D83&usg=__lq3Z7p45Vcot3qmPksiN5Cq7sE8=&h=311&w=400&sz=44&hl=es&start=4&sig2=cYrGIiq8JruqLexG18t_zQ&zoom=1&tbnid=9XuJ3ozgHZTs0M:&tbnh=96&tbnw=124&ei=BQGMT-fYM-To0QGg4aT1CQ&itbs=1

Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo: El Espectador

Comentarios, sugerencias y opiniones sobre esta entrada y sobre el contenido del blog, por favor escribir al correo electrónico: aliciaguevara10@gmail.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...