Páginas vistas en total

domingo, 3 de junio de 2012

“El reto del feminismo es la vida misma”

Por: Carmen Rosa Guerra Ariza / Foto: Juliana Fuquene – Feminicidio.net 

Para definir a Juanita Barreto Gama podemos apelar al uso de palabras que nos describirán su vida, quehaceres e intereses. Mujer, feminista, académica e investigadora, forma parte del Grupo Mujer y Sociedad y es directora junto con Florence Thomas de la revista “En otras palabras…”, a través de la cual se analizan temas diversos cuyos vasos comunicantes constantes la han convertido en una referencia obligada sobre estudios de género y específicamente sobre las realidades de las mujeres en Colombia. Juanita es una mujer que a través del ejercicio cotidiano de reivindicaciones individuales y colectivas ha aportado a las luchas y construcciones feministas actuales. Su amabilidad manifiesta en su forma de desenvolverse en este que denominamos “diálogo sororo” la llevó a recibirnos en su paso por Valledupar. Este es el resultado del intercambio sostenido entre Feminicidio.net y esta precursora del feminismo.

- ¿Quien es Juanita Barreto?

- Soy una ciudadana colombiana gracias a las feministas que me antecedieron, en Colombia de manera especial pero también en el mundo. Juanita Barreto es una persona que fue comprendiendo y aún sigue tratando de entender en su propia historia qué significa ser mujer y qué significa serlo hoy. Preferiría presentarme solamente así: “soy ciudadana colombiana gracias a las feministas que me antecedieron”; implica que en buena parte soy lo que soy por muchas luchas de muchas mujeres.

No podría decir que he sido feminista toda la vida: una no nace feminista, una se hace feminista; eso lo hemos aprendido de la misma manera que sabemos que no nacimos mujeres, sino que nos fuimos haciendo mujeres. En mi vida de infancia nacieron algunos interrogantes por la vida misma. Opté por una profesión, el trabajo social, que en mi país (y en muchos países del mundo) la mayoría de quienes optamos por ella somos mujeres, aunque hayan crecido el número de varones que corren el riesgo de asumir una práctica tradicionalmente considerada femenina.

- ¿Cómo llega al feminismo?

- Llegué al feminismo por el amplio movimiento social de mujeres, por las mujeres de los sectores populares, por la búsqueda de conexión con grupos de mujeres que se organizaban y también con mujeres, mis compañeras y colegas de las universidades donde trabajé, con quienes nos empezamos a interrogar sobre el trabajo de las mujeres, sobre la división sexual del conocimiento, del trabajo, del saber, del poder. Ahí me fui encontrando con las que son mis compañeras del Grupo Mujer y Sociedad y también con muchísimas mujeres que forman parte de distintas expresiones del movimiento social de mujeres.

- ¿Cuál considera que son los retos inmediatos del feminismo en Colombia?

- En sentido estricto tendría que decir que son muchos los retos, pero en un sentido amplio uno solo: el feminismo tiene un reto desde que nació y lo mantiene vivo: la vida. El reto del feminismo es la vida misma, es conferirle valor a la vida en una historia de una humanidad que ha convertido incluso la muerte en una fiesta, no en parte de la vida. La muerte violenta y todos los factores que la propician, como la violencia contra las mujeres en todas sus formas, la convierte en un festín para poder “mal-distribuir” las riquezas, los bienes, los servicios sociales, para poder concentrarlos. 

El principal reto del feminismo es seguir apostándole a la vida en sus diferentes formas, a la vida de las mujeres, a que los hombres reconozcan que nuestras vidas tienen valor. No podemos seguir siendo solamente las madres que inculcan a los hombres el valor por las mujeres; nosotras tenemos que inculcarnos el valor por nosotras mismas. Con ello construiremos nuevos valores para la sociedad.

El reto es grande y tan sencillo como la vida misma. El camino es largo pero puede ser andado por muchas personas y no tenemos que echarnos todas las cargas ni vamos a cambiar lo que se ha construido durante milenios en un minuto. Tampoco va a ser un camino de piedras y espinas todo el tiempo: tenemos que dejar de pensar que estamos hechas para sufrir, de socializarnos para el sufrimiento... Esta es una de las redes que sustentan la violencia. Hay que transformar la socialización del sufrimiento en una socialización en la que podamos entender que los seres humanos no vinimos al mundo a sufrir.

- ¿A qué considera que se debe el incremento de las violencias contra las mujeres y los feminicidios en Colombia?

- Por un lado está la legitimación: el asesinato de mujeres ha existido desde tiempos inmemoriales. Sin embargo no se había convertido en una preocupación para la sociedad y había estado legitimado socialmente. La desaparición de mujeres sigue siendo legitimada socialmente incluso en los países más avanzados.

El segundo elemento es que en estos últimos años se empieza a hablar de las violencias contra las mujeres, comienza a ser preocupación de los medios de comunicación, empieza a registrarse. Los datos son apenas un indicativo de la intensidad de la violencia porque sabemos también del subregistro; las estadísticas nos dan tendencias pero son insuficientes.

El tercer elemento, demostradísimo, es que las mujeres en la historia de la humanidad han sido un botín de guerra. En los países y en las zonas donde los conflictos armados son más vigentes los cuerpos de las mujeres sigue siendo botín de guerra. Además, en los procesos post-conflicto también se da violencia contra las mujeres en el ámbito doméstico y a las calles. Eso se convierte en lo que hoy se llama delincuencia común.

Sí es cierto que se incrementa la violencia y lógicamente se ha perdido con ello el valor de la vida y en la pérdida del mismo en general por la guerra prolongada se sitúa en los cuerpos de seres humanos concretos y con más saña en los cuerpos de las mujeres. Entonces ahí me parece que la denuncia del feminicidio que es una tarea en la que se han empeñado muchos grupos de mujeres es fundamental, eso es parte de ese reto, la apuesta por la vida, que pasa por la denuncia, cero tolerancia frente a todas las formas de violencias contra las mujeres que son caminos que allanan el feminicidio. 

- ¿Cuál cree que deba ser la respuesta estatal frente a la problemática de los feminicidios?

- Pienso que el Estado por sí mismo no responde. Pero el Estado y las instituciones que los representan no son entes abstractos, están conformados por personas que le dan una determinada fisonomía. Las posibilidades de una respuesta estatal están ligadas muy directamente a las posibilidades de abrir los espacios de diálogo.

El Estado debe partir de la construcción colectiva de políticas públicas que respondan a las demandas, a la garantía de derechos. Debe reconocer a las personas que habitan en un territorio como sujetos y sujetas de derecho.

La tarea de la construcción del estado que está dibujado en la carta constitucional del 91 todavía es una tarea que nos corresponde aunque ya la carta constitucional del 91 se ha desdibujado por los cambios, vale la pena seguir apostando a los ideales de esa carta constitucional en términos de realización de derechos y ahí la construcción colectiva de políticas públicas que reconozcan en todas sus dimensiones los derechos de las mujeres en una tarea. Al estado le correspondería entonces escuchar las voces de las mujeres. 

- ¿Cómo interpreta los altos niveles de impunidad con respecto a las violencias contra las mujeres?

- La existencia de las mujeres no cuenta para el Estado ni para sus instituciones. Hay un silenciamiento en cuanto a los resultados de investigaciones como las que han impulsado la Casa de la Mujer, la Iniciativa de Mujeres por la Paz, la Ruta Pacífica de Mujeres y las distintas redes de mujeres que vienen denunciando los asesinatos. Las muertes en los distintos territorios de conflicto es constante; los datos están ahí pero no son tomados en cuenta para las decisiones del Estado respecto a las opciones de paz. La denuncia está viva, la exigibilidad de la escucha de las voces de las mujeres sigue siendo una tarea vigente.



Licencia del artículo: Creative Commons - Titular de la Licencia de artículo: FEMINICIDIO.NET

Comentarios, sugerencias y opiniones sobre esta entrada y sobre el contenido del blog, por favor escribir al correo electrónico: aliciaguevara10@gmail.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...