Páginas vistas en total

domingo, 10 de noviembre de 2013

Sobre una fundación de garaje


Por: Florence Thomas*

Vaya uno a saber quién está detrás de la fundación Marido y Mujer. Seguro, muy oscuros intereses se mueven tras bambalinas. Lo cierto es que produce indignación. ¿Cómo se puede llamar en los albores del siglo XXI una fundación así? Una fundación que se caracteriza por apoyar los buenos matrimonios; es decir, los matrimonios exclusivamente heterosexuales, con todo lo de la ley, una ley que remonta al siglo IV. Una fundación que debe también tener en su misión la no separación, la no anticoncepción, el no aborto y muchos hijitos felices. Y supongo que más de un amigo del Procurador General de la Nación y su séquito femenino deben estar apoyando este brillante club de dudosa membresía.

Una fundación creada hace menos de un año, con el único fin de perseguir jurídicamente a los jueces y juezas que celebran matrimonios entre personas del mismo sexo. Y bueno, ahora que me pasó la indignación, quisiera darles a los autores de esta fundación un buen consejo: no sigan perdiendo el tiempo, pues la misión de su noble fundación va a resquebrajarse en muy poco tiempo. Dicen que cuentan con recursos de varias iglesias no solo de este país, sino de la Florida, además de algunos nostálgicos de las viejas exigencias morales de antaño.

Sin embargo, va a desmoronarse por fracasos repetidos. Ya perdieron las dos primeras impugnaciones a matrimonios homosexuales colombianos, el matrimonio de dos mujeres en Gachetá y el del primer matrimonio de dos hombres en Bogotá en septiembre pasado.

En el portal Kien y Ke hay una entrevista al director de dicha fundación que refleja su profunda ignorancia de la cuestión homosexual y la simplicidad de su visión del mundo. Este bachiller dice, entre otras cosas, que Dios no hizo a los homosexuales porque si no sería un Dios malo. Y entre otras bufonadas exclama también que “por más sexo ejercido entre dos varones, ninguno queda preñado”.

Como pueden constatar, se trata de grandes máximas las que animan esta fundación. No perdamos el tiempo con esta oficina de mandaderos de ciertas entidades públicas que no hace falta nombrar. La entrevista es muy reveladora de una concepción muy mediocre de sociedad. Muchos sectores conservadores, incluso amigos míos, están a millones de kilómetros de este pensamiento de secta de garaje.

Lo cierto es que habría que solicitar a los y las periodistas de los grandes medios no darles la vocería a esta seudofundación sino remitirse directamente al Procurador General de la Nación, quien hará, sin duda, mejor la tarea. Como ya sabemos, este monseñor, a cambio de controlar y vigilar la función pública de los empleados del Estado, sigue removiendo las aguas con su puritanismo del siglo XVI.

Un procurador moderno, civilista, laico –lo que no significa ateo– debería entender que hoy día, en ese siglo XXI, la tolerancia y la aceptación de las diferencias o diversidades han reemplazado los viejos códigos de una sociedad decimonónica, dando lugar a la visibilización de amores homosexuales o bisexuales que ya casi no despiertan condenas.

Los amores adúlteros, piedra angular del amor, cambiaron de estatus y la separación ya no se asemeja a una guerra de religión como lo fueron en los siglos anteriores.

Los matrimonios ya no son eternos por decreto. Sí, sé que el señor Procurador tiene una inefable nostalgia de estos tiempos, pero qué le vamos a hacer, estamos en otras épocas.

*Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad


Imagen tomada de: http://meltinglaw.blogspot.com/2011/07/matrimonio-de-parejas-del-mismo-sexo.html

Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo: ELTIEMPO.COM


Comentarios, sugerencias y opiniones sobre esta entrada y sobre el contenido del blog, por favor escribir al correo electrónico: aliciaguevara10@gmail.com

Sobre un legado de dolor y valentía



Por: Alicia Guevara

Históricamente la humanidad ha pensado en la inmortalidad, la salida del anonimato y la perpetuidad en un "para siempre" indefinido, un para siempre que implica el estar presente en la memoria colectiva más allá de la vida, más allá de la muerte… 


Las mujeres a pesar del anonimato impuesto por siglos, los seudónimos, las cortinas y, en algunos casos, el silencio, hemos encontrado que la inmortalidad vista desde los laureles no determina los recuerdos que, tal vez, el escenario de competición que implican los trofeos y ascensos no determinan la recordación, simplemente unifican la forma en la que se escribe la historia y niegan esa impronta que el ser mujer implica: nosotras, las mujeres, hemos sabido dejar esos trazos propios a pesar de la muerte y el dolor. 




Ese es el caso de Jennifer, el cáncer de mama apagó su vida, pero su legado publicado a través de las fotografías tomadas por su esposo por su solicitud. A pesar de su dureza muestran la realidad del cáncer de mama y sus devastadoras consecuencias.


A pesar de su muerte, Jennifer vivirá por siempre, a través de las imágenes que muestran su lucha, su camino de dolor, ambos nos recuerdan la importancia de tomar medidas a tiempo, de prevenir, del autocuidado; pero sobre todo nos muestran el coraje de mujeres que como ella que luchan día a día con enfermedades y formas de violencia.



   
Licencia del artículo: Creative Commons- Titular de la Licencia de artículo: aliciaguevaraenelmundo.blogspot.com 

Comentarios, sugerencias y opiniones sobre esta entrada y sobre el contenido del blog, por favor escribir al correo electrónico: aliciaguevara10@gmail.com 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...